lunes, agosto 8, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

EE.UU., país antidemocrático y violador de derechos humanos

José Lima Cobos

Dice el refrán, de manera clara y precisa: “dime de lo que presume y te diré de lo que careces”, así, mil veces escuchamos que el gobierno de los Estados Unidos presume de su sistema democrático y exhibe -en varias formas- la supuesta defensa de los derechos humanos; sin embargo, en los hechos sucede todo lo contrario, pruebas de esto se acumulan y el silencio n o se hace esperar.

Ese gobierno, ha reiterado siempre la condena a los países para que sean garantes de los derechos humanos; sin embargo, no existe un acuerdo o tratado internacional en que esté plasmado ese derecho por ese país, que demuestre que en la práctica tenga efectividad, pues es evidente el mal trato que sufren los emigrantes, siendo ellos, un país de inmigrantes que llegaron a poblar esas tierras, mientras que la respuesta a quienes buscan un mejor bienestar, se torna con un muro que en apariencia infranqueable, pero que lo abren cuando las necesidades de mano de obra más barata, lo exige, para atender las necesidades de subsistencia.

Además, exigen que se pruebe la existencia de un robusto sistema democrático en otros país, cuando también, en la práctica, no se evidencia que lo sean en su interior, pues han existido momentos de crises, -en el caso de Al gore o Donald Trump- que aún no se clarifica, pese a que Biden está ejerciendo el gobierno, pues la duda persiste, en tanto no existan las consecuencias necesarias para sancionar a los violadores de los derechos democráticos, y los muertos de esa con tienda electoral no tengan justicia.

La existencia de dictaduras en toda latinoamericana, es fruto y producto de la ambición capitalista para explotar y expoliar a los pueblos; auténticos atracos y saqueos, que solo han conducido a incrementar la miseria y exportar mano de obra, así, llegaron los negros de africana para construir las grandes vías ferroviarias que, en México, Zedillo entregó a los extranjeros para después ser su empleado servil y sumiso.

Los ejemplos cunden, salvo el caso de Cuba que, después de su independencia -que el gobierno estadounidense contribuyó a su liberación, entroniza la dictadura del gobierno de Batista y, con las atrocidades cometidas, abrió el otro camino de una democracia, mediante el uso de las armas y así nació, Fidel Castro que, al sentir que su pueblo era el traspatio y el burdel de los norteamericanos, rompió esa hegemonía para engendrar en el gobierno de los Estados Unidos, un odio cerval del que aún no se liberan, pero que han condenado a esa nación independiente a un bloqueo que, condenado siempre, no permite que se libere, igual con Somoza en Nicaragua donde los Iran- contra, -de la central de Inteligencia- llevaron a ese pueblo a imponer su voluntad.

Poco ha importado las condenas de la mayoría- por no decir la totalidad de las naciones del mundo -para que se levante ese bloqueo, vil e infame a un pueblo, sin que se haya inmutado ese gobierno por abrir el camino y poder vivir en armonía y, un pequeño paso que se abrió con Obama, al abrir las relaciones y ante la posibilidad de devolver la isla de Guantano –sito utilizado para violar los derechos humanos de los detenidos de Irak- ahora, al celebrarse la cumbre de las américas, a celebrarse en los Ángeles, se exige que solo concurran aquellos gobiernos que son democráticos, calificativo que solo se le puede ocurrir a un gobierno contario a esos principios porque no se respeta el camino que los pueblos asuman en un momento de su historia.

La historia registra, con vergüenza, el asesinato del presidente de demócrata de México, Madero que, mediante una lucha armada destrona al gobierno de la dictadura porfirista y todo ello, alentado y auspiciado por el gobierno de los Estados Unidos, al igual que en Chile contra Allende, para perpetuar la dictadura de Pinochet, por ello, hablar de democracia, es digno de risa y asombro cuando ya se vio que Biden, está señalado por su contrincante Trump ,como un usurpador del gobierno que, en tanto, no haya castigo para el expresidente, el estigma no se podrá borrar, al menos que demuestre, en los hechos, que se quiere vivir en un mundo de fraternidad y de concordia y ese momento a llegado, salvo que se quiera de mañana nos devore la ambición y la negativa a aceptar las reglas del juego político, como es el caso de Ucrania y ahora con Finlandia, que se pretende integrar al bloque de la Unión Europea, para desde ahí amenazar a Rusia.

Si Estados Unidos quiere la paz en el mundo y el descalabro a la economía, que deje de meter las manos en esa guerra que ha destruido a muchos, pero que puede extender. Medir fuerzas en este momento no le sirve a nadie, salvo a los que quieren seguir acumulando riqueza

No existe autoridad moral , para preconizar la democracia, si no se deja a que cada pueblo que señale su destino y su camino; mucha sangre se derramado en la Latinoamérica por los crímenes que ha sufrido Brasil, Argentina, Chile, Guatemala, Bolivia, México, Nicaragua, Honduras, en fin, una retahíla de naciones del mundo que han vivido la bota imperialista, alimentada por los gobiernos de Estados Unidos, que, cumplen a plenitud la sentencia “ no tenemos amigos, solo intereses”.

Si la condición, para ir a la cumbre es que sean gobiernos democráticos, primero que se castigue a Trump con el asalto al capitolio por un fraude, al no reconocer al gobierno de Biden y de ahí, que se presuma que en verdad, la democracia es el destino de la humanidad y no el asiento de las dictaduras.

limacobos@hotmail.com
Twitter @limacobos1