jueves, mayo 19, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Consumo suicida de azúcar refinada


Jorge Salazar García

Permítame comenzar esta nota comparando el funcionamiento de nuestro organismo con el de un motor de combustión interna, principalmente en lo referente al combustible que les proporciona la energía para activarse. El cuerpo obtiene su energía (calorías) de las grasas y CARBOHIDRATOS (carbono, hidrógeno y oxígeno) presentes en los alimentos; el auto la extrae de los HIDROCARBUROS (carbono e hidrógeno) como las gasolinas y el diésel. Claro, nosotros necesitamos otros insumos (vitaminas, minerales, lípidos y proteínas) además de los carbohidratos, los cuales pueden ser “buenos” o “malos” para la salud.

Los “buenos” (fibras, vitaminas, harinas integrales, etc.), por tener estructura compleja (almidones), se metabolizan lentamente, incrementan gradualmente el nivel de azúcar en la sangre, cumpliendo así adecuadamente su función de aportar energía y formar otras estructuras vitales. En cambio, los “malos” (refinados blancos), por su estructura simple, son fácilmente digeridos, aumentando rápidamente los niveles de azúcar en el cuerpo.

Aunque proporcionan al organismo calorías inmediatas carecen de valor nutricional. Esta clase de carbohidratos están en los alimentos industrializados como las galletas, cereales, golosinas, pastas, frituras, REFRESCOS, etcétera. Son muy dañinos porque, generalmente, contienen cantidades anormales de SACAROSA (C₁₂H₂₂O₁₁) mejor conocida como AZÚCAR, además de SAL y HARINAS refinadas. Diversos estudios han demostrado que el consumo de esos llamados “venenos blancos” propician la obesidad y enfermedades como la diabetes, hipertensión, nefropatías, Párkinson, Alzhéimer y el cáncer, entre otras.

¿Qué cantidad de azúcar debe consumirse?

En realidad no se debería consumir nada de azúcar refinada. El cuerpo no la necesita porque la energía puede obtenerla de los alimentos naturales. No obstante, la Organización Mundial de Salud (OMS) fijó una ingesta máxima en 10 kilogramos anuales por persona. Veamos brevemente la evolución de este consumo. En el siglo XVIII la ingesta per cápita anual era de 4 kilos. En el 2012 dicho promedio subió a 35 kg. El dato más reciente (2019) indica un consumo de 88 kilos por individuo. Comparando las cantidades, significa que en tan sólo 7 años ocurrió casi el mismo incremento observado en trecientos. Lo grave es que esos 88 kilos rebasan 926 % el límite reconocido por la OMS. Este consumismo es el que tiene y mantendrá casi colapsado el sistema de salud en nuestro país.

En gramos y cucharadas

La cantidad de 10 kg., dividida entre 365 días, equivaldría consumir 27 gramos diarios, que es un poco más de los contenidos en una cuchara sopera bien copeteada. Esto no cuadra cuando la OMS sugiere el consumo cotidiano de 6 cucharadas (120 gramos) en niños-adolescentes y 9 en los adultos, (180 gramos). ¿Por qué? O fue un error o las poderosas trasnacionales le impusieron su criterio. Las 9 cucharadas de azúcar se acercan más a los 88 kg arriba mencionados, los cuales, por cierto, resultan conservadores comparados con la realidad.

Metabolismo del azúcar.

Todas las células del cuerpo están interconectadas entre sí formando tejidos y órganos. Alterar el funcionamiento de unas haciéndolas trabajar en exceso rompe el equilibrio de todo el organismo. El cuerpo para ponerlas a trabajar almacena energía en los músculos y el hígado, como glucógeno. El hígado emplea esa energía para enviarles azúcar y cumplan con sus funciones. Lo hace mediante procesos de transformación bioquímica (metabolismo) que involucran a todos los órganos en mayor o menor grado. A continuación de manera sucinta se aventura una explicación de cómo nuestros cuerpo deja de transformar el azúcar en un energético útil.

Los trillones de células del cuerpo realizan básicamente tres tareas: recibir nutrientes, desechar residuos y renovarse. La sangre les entrega los nutrientes (en este caso el azúcar) y también retira los residuos tóxicos. Las células Beta del páncreas producen la hormona insulina, esta “abre” la puerta al azúcar para que entre en cada célula. Una parte del azúcar se consume para producir energía, otra es almacenada. El sobrante se destina a producir grasa como reserva de energía. El consumo excesivo de azúcar y carbohidratos impone trabajo extra al páncreas ocasionándole dos irregularidades: a) Restarle tiempo para repararse y desintoxicarse; b) Producir insulina deficiente. En este punto las demás células, al detectar la segunda anormalidad, alteran sus receptores de insulina generando resistencia a ella y boquean la entrada al azúcar. Como el azúcar ya no es procesada en la célula (que le cerró el paso) es liberada en la sangre y además se almacena como grasa, la cual, al no ser utilizada crea la OBESIDAD.

Obesidad y diabetes en México.

Se dice que para el 2025 en México, el 25% de niños y adolescentes serán OBESOS. Esto es entendible, dado que las nueva generaciones, al sustituir los deportes por videojuegos y hacer de las frituras, carbohidratos y bebidas azucaradas su dieta cotidiana, agotan su PÁCREAS desencadenándose el proceso anterior. Debe insistirse que la ingesta de carbohidratos malos y el sedentarismo digital son actualmente las principales causas del sobrepeso. Un sólo refresco de 600 ml, por ejemplo, contiene en promedio ¡12 cucharadas de azúcar! Con una Coca se introducen al cuerpo ¡180 gramos! que, anualizados, representan 65 kilogramos. Agréguele usted el azúcar contenida en los postres, galletas, pan, helados y descubrirá la razón del sobrepeso. Tanto más exceda esta cantidad, mayor será el riesgo de padecer DIABETES, ya sea porque el páncreas deje de producir insulina (Tipo 1) o porque ésta ya no abre la puerta al azúcar en las células (Tipo II). En ambos casos, el azúcar entra en un proceso de descomposición (glicosilación) generando residuos tóxicos (acidez) que dañan los vasos sanguíneos más pequeños (microcirculación) dificultando la entrega de oxígeno a las partes más alejadas del corazón y a los órganos más sensibles del cuerpo, como los ojos, nervios y cerebro. Esto se traduce en retinopatías (ojos), nefropatías (13 millones las sufren) yneuropatía.

A pesar de los esfuerzos de los gobiernos por disminuir el consumo de bebidas y comida chatarra, no disminuye. Lo cual es explicable, pues esos productos además de contener substancias adictivas su adquisición es asociada con el éxito y reconocimiento social. Durante 4 décadas, deportistas, artistas y hasta Presidentes, actuaron como agentes de ventas de la industria alimentaria trasnacional. Salinas, pagando el reconocimiento gringo a su fraudulento triunfo (1988), utilizó las tiendas de la CONASUPO y su programa Solidaridad para hacer llegar los refrescos a las comunidades más apartadas. Vicente Fox llego a la presidencia financiado por quién fue su patrón: la empresa CocaCola. Enfocó sus esfuerzos a sustituir el agua como bebida, por ese veneno. Peña Nieto quitó la autonomía de las escuelas para convertir las cooperativas de consumo en tiendas concesionadas a particulares dando entrada a la publicidad de la Coca y comida chatarra en todos los niveles educativos. La consecuencia, según estimación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el 40% de los adultos padecerán obesidad en 2030.

¿Hay remedio? Si; está en cada uno de nosotros. Se debe hacer ejercicio físico, beber agua y consumir más alimentos alcalinos y, por supuesto, eliminar el azúcar, harina y sales refinadas de nuestra dieta. Hágalo antes de secretar orina espumosa, padecer dolores de cabeza, presión arterial irregular, extremidades inflamadas, cansancio, boca seca y palidez, entre otros síntomas, que indicarían daño renal y/o una probable diabetes.