sábado, julio 2, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
InicioOpiniónAMLO, la riqueza y el Neoliberalismo

AMLO, la riqueza y el Neoliberalismo


“El secreto de las grandes fortunas es un crimen olvidado”

Balzac

Jorge Salazar García.

Comencemos este artículo por delimitar a quién se le considera rico. De acuerdo a la empresa gringa “Encuesta de Riqueza Moderna”, cuyo dueño es el fundador del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, un patrimonio de 2 millones de dólares convierte a una persona en rica. Su equivalencia en pesos mexicanos serían alrededor de 40 millones. Con base en este monto, puede suponerse que la clase media la conforman quienes tienen menos de esos 40 Mdp y la clase pobre estaría integrada por personas sin ahorros.

Esta forma de clasificar en clases a la población esta contenida en el Programa Nacional de Protección a los Derechos del Consumidor, publicado como decreto en el Diario Oficial de la Federación (08/05/2014). El cuadro siguiente las muestra con sus características distintivas.

CLASECARACTERISTICASPORCENTAJE DE POBLACIÓN
Alta-altaHan sido ricos desde muchas generaciones atrás.1%
Alta-bajaSon los ricos recientes. Sus ingresos son cuantiosos y estables.5%
Media-altaHombres de negocios y profesionales con buenos y estables ingresos económicos.14%
Media-bajaOficinistas, técnicos, supervisores y artesanos calificados. Tienen ingresos estables.20%
Baja-altaObreros y campesinos (agricultores) con ingresos diarios ligeramente superiores al sueldo mínimo.25%
Baja-bajaTrabajadores temporales, inmigrantes, comerciantes informales, desempleados y gente que vive de la asistencia social.35%

Con base a las características puede deducirse que la clase alta-baja (5%) tiene trabajadores a su disposición; las clases medias y la baja-alta (59%) están constituidas por quienes trabajan todos los días; en la clase baja-baja (35%) quedarían comprendidos los que carecen de empleo o éste es inestable. El 1% restante lo conformarían los parásitos voraces que despojan a todos los demás (99%).

Siendo México el lugar donde, radicalmente, se pusieron en práctica las recetas neoliberales, le correspondió comprobar que su primordial propósitos es incrementar las ganancias de las corporaciones. Con el cambio de partido en el poder (2018) y la llegada a la presidencia de quien mandó al diablo a las instituciones y llamó mafiosos a los neoliberales, es válido preguntarse si la tendencia de concentrar la riqueza en manos de los privilegiados ha cambiado.

Argumentemos una respuesta partiendo de la premisa de que el sistema capitalista, en su inicio, permitió un reparto menos injusto de la riqueza. Su naturaleza expoliadora se fue haciendo evidente durante su desarrollo y gracias, en parte, a la consolidación de los monopolios, fue posible exponer sus efectos inhumanos y su modus operandi. Hoy se sabe que después de cada crisis, inducida, los oligarcas elaboran nuevos planes para aumentar la tasa de explotación. Para eso sirvió el Consenso de Washington (1989), el cual hizo posible globalizar el modelo de mercado. Ese modelo neoliberal fue acatado fielmente por los traidores prianistas adoctrinados en el extranjero (Miguel de la Madrid, Salinas, Zedillo, Fox). Gustosos trasformaron toda la estructura legal e institucional del país con el objetivo de garantizar mayor enriquecimiento a los ricos e impunidad para saquear la riqueza ajena.

Por cierto, la semana pasada los oligarcas se reunieron en Davos; aprovechando la crisis económica atribuida a la pandemia y guerra en Ucrania, plantearon algunas soluciones a los problemas de salud, pobreza y cambio climático que ellos mismos generaron. En esta ocasión, los asistentes al Foro Económico Mundial, propusieron terminar con la globalización del modelo y crear economías más justas. Lo mismo, pero con otras palabras, dijeron en 2019 cuando anunciaron la “humanización” de las empresas. Específicamente su fundador, Klaus Schwab, pidió a los empresarios se interesaran por la cuestión social, los salarios, pagar más impuestos; y, sobre todo, respetar los derechos humanos y no tolerar la corrupción. Dadas las enormes ganancias obtenidas (1.6 billones de dólares) por las trasnacionales durante la pandemia, el empeoramiento de las condiciones de vida de los trabajadores y la destrucción del medio ambiente, resultan más que hipócritas sus preocupaciones.

¿Cómo va la riqueza en México con la 4T?

De haber continuado gobernando los traidores del PRIAN, morbosamente enriquecidos, México estaría mucho peor que ahora. El nuevo régimen detuvo el colapso social. AMLO, con especial sagacidad política, avanza en sus pretensiones de humanizar la política y combatir la corrupción. Donde parece estancado es en el desmantelamiento de la estructura legal optimizada para el saqueo, la explotación y la impunidad. Y lamentablemente, aquella promesa de separar el poder económico del político se ha diluido, igual que la otrora condena al neoliberalismo. A medio sexenio, pareciera que el “padre de la desigualdad social”, Carlos Salinas y la mayoría de los miembros de la mafia del poder fueron perdonados. Otros neoliberales permanecen en el gabinete: “se nos quedaron… dijo AMLO en Colima, (5/03/2019). Además el Presidente les está “corrigiendo la plana de todo lo que hicieron mal”.

De hecho, al mejorar salarios, luchar contra la corrupción y respetar los derechos humanos, AMLO cumple con buena parte de la agenda neoliberal del Foro Económico Mundial. La otra, relativa a gravar las fortunas y aumentar impuestos a los ricos no la cumplirá, simplemente porque eso prometió a las cúpulas empresariales, tal vez con la idea de ganar el apoyo de los machuchones para dar continuidad a la 4T en el próximo sexenio.

Respecto a la riqueza le remito que en 2015 la empresa de servicios financieros con sede en Suiza “Credit Suisse Group” colocó a México en el rango 19 entre 30 naciones, por tener 84 millonarios en dólares. Para 2017 Forbes destacó que entre las 30 personas en el mundo poseedoras de alrededor de 100 mil millones de dólares estaba Carlos Slim. La fortuna de este amlo-salinista creció 4.6 veces de 1996 a 2017 (“La distribución de la Riqueza en México”. Dr. Miguel del Castillo Negrete, UNAM, 2017). El año pasado (2021) a México ya se le ubicaba en la posición 10 confirmando lo dicho por AMLO (22/05/2022) de que “no hay un rico… que haya perdido dinero; al contrario, les ha ido bien”. Ciertamente, la política asistencialista a traído alivio a buena parte de la población, pero eso en ningún modifica la injusta distribución de la riqueza.

Evidentemente AMLO ha sufrido una transformación o la simula, pues después de considerar al neoliberalismo (17/03/2019) una política de pillaje, antipopular y entreguista, pasó a sostener que aplicado sin corrupción, “no sería del todo malo”.

Afortunadamente, la protesta y la identidad de clase crecen. Por todo el territorio la gente se organiza para defender sus tierras, aguas y derechos colectivos pisoteados por los empresarios y políticos corruptos por igual.

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img