miércoles, mayo 18, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
InicioEstadoSe carece de conciencia para enfrentar el creciente deterioro del ambiente: biólogo

Se carece de conciencia para enfrentar el creciente deterioro del ambiente: biólogo

Orizaba, Ver.- El medio ambiente global pasa por un momento sumamente complicado y un creciente deterioro, la pandemia y el uso indiscriminado de plásticos abonan al crecimiento de este problema que agobia al planeta; la ausencia social de hábitos de consumo se perfilan como los factores que más lo detonan, incluso se corre el riesgo de enfrentar un daño irreversible, advierte Héctor Rojas Carrizales, biólogo de profesión, ambientalista y ex subdirector del Parque Nacional Pico de Orizaba. 

“El deterioro ambiental en la zona se resume en dos cosas: contaminación y pérdida de hábitat”. Sobre la contaminación, precisa, “podría decir que sigue sin haber una conciencia social eficiente que se refleje en la reducción de la producción de residuos sólidos. 

”Es muy sencillo encontrar a mucha gente –de cualquier grupo etario– que te afirma con seguridad que se preocupa por el tema ambiental, pero difícilmente encontrarás en su vida cotidiana hábitos de reducción o de cambio de consumo. Tan solo en las fiestas de cumpleaños o de fin de semana en una casa, rural o urbana, la gente prefiere seguir usando vasos, platos y cucharas desechables. 

”Ahora agrégale la crisis por la pandemia, ya existen toneladas de cubrebocas en los basureros sin el tratamiento sanitario correspondiente; la semana pasada, el comercio farmacéutico, que no la industria, reportó un preocupante descenso en la venta de cubrebocas del 90% en todo el país, debido al asunto de los semáforos verdes”. 

El dato indica muchas cosas, desde luego, sostiene, pero una de ellas es que les preocupa dejar de recibir esas ganancias, a costa del deterioro ambiental que ya ha causado y la gente sigue comprando y comprando cubrebocas desechables que, en muchos casos no saben o no supieron utilizar adecuadamente.

“Otro caso muy grave, desde mi perspectiva es que, así sin hacer ruido, todo el comercio de la región volvió al uso de las bolsas de plástico que ya se había prohibido o regulado y las autoridades lo permitieron. A mí me ven feo y a veces hasta les molesta, es real cuando yo les digo en el mercado que me den mis tomates y mis cebollas sin bolsa”, precisa.

Deberíamos irnos al pasado, “nuestras abuelas llevaban sus compras del mercado en canastas, ¿por qué no promoverlas de nuevo? La contaminación depende de los hábitos de consumo de las sociedades”-

Por otro lado, la pérdida de hábitat sólo es detectable en aquellos vestigios naturales que aún quedan en la región bosques, ríos, matorrales, o semidesiertos, y esto se relaciona fundamentalmente con los cambios de uso de suelo. 

Hace unos meses, por ejemplo, pusieron en venta lotes en la pendiente arbolada de la orilla oriental, de la laguna del Chirimoyo, al norte de Orizaba para desarrollos habitacionales de interés medios, “¿Quiénes la pagaron? Aves, pequeños reptiles y anfibios propios de esa zona”, afirma. 

Ese es un ejemplo urbano, un ejemplo rural clásico es la tumba de árboles para el establecimiento de cultivos y eso sí sigue pasando. En la región de Acultzingo, la compactación del suelo en las laderas de los cerros para algunas técnicas de cultivo, les ha traído como consecuencia la pérdida de filtración de agua al subsuelo, eso también es deterioro. Así las cosas, en general, en los últimos años, tristemente, algunos programas gubernamentales también han contribuido a ese deterioro.

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img