miércoles, agosto 17, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
InicioEstadoCrisis de trasplantes en el IMSS por déficit de donación de órganos

Crisis de trasplantes en el IMSS por déficit de donación de órganos

Orizaba, Ver.- El déficit de donaciones de órganos humanos, especialmente de riñones, hígados, corazones y córneas, provoca una crisis de trasplantes que afecta a cientos de pacientes que están a la espera de unos de estos órganos. No obstante, hay historias de vida en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

De acuerdo con José Cruz Santiago, jefe del departamento de trasplantes del IMSS, hay una gran necesidad de riñones, corazones y córneas: “sin donante no hay trasplante (por eso) es importante fomentar la donación altruista, ya que en el país hay una gran necesidad”.

El especialista subrayó que “es muy importante compartir la decisión de ser donador altruista, si en algún momento lamentable llegase a fallecer alguno de nuestros familiares; el instituto cuenta con personal capacitado, estándares de calidad a nivel mundial e infraestructura en sus unidades médicas de alta especialidad para realizar este procedimiento”.

Hasta el pasado fin de semana, “en el Seguro Social se han efectuado 486 donaciones y mil 147 trasplantes de órganos y tejidos; de estos, 487 son de riñón, 456 de córnea, 167 de células progenitoras hematopoyéticas, 26 de hígado y 11 de corazón. Algunos derechohabientes beneficiados con trasplantes son quienes padecían cirrosis hepática con diversas complicaciones y recibieron una nueva oportunidad de vida al ser trasplantados”.

Hay casos específicos, dijo, “como el de un paciente quien relató que en 1977 sufrió un accidente automovilístico por el cual perdió mucha sangre y recibió transfusiones, pero debido a la falta de control de calidad en el manejo de hemoderivados, se contagió de hepatitis C. Muchos años después se empezó a notar que el virus estaba destruyendo mi hígado y tras muchos intentos vine a dar al Instituto Mexicano del Seguro Social, esta gran institución en la cual me diagnosticaron que tenía que ser trasplantado”, compartió.

En 2010, cuando la cirrosis hepática se encontraba en etapa terminal y su única opción era recibir un hígado nuevo. El 28 de octubre de ese año lo recibió. Después del trasplante empezó a ser normal, con ciertas medidas de alimentación, medicación y estudios, que le han dado calidad de vida”.

Otro caso ocurrió el 9 de mayo, cuando otro paciente fue beneficiado con un trasplante de hígado en el Hospital de Especialidades La Raza tras varios años de padecer una cirrosis que le provocaba vómito y diarreas de color negro, dolor y fatiga constante; se hizo todo el protocolo de trasplante. De hecho, volvió a nacer, porque son de las enfermedades que no sabe uno si al día siguiente vive o muere”, expuso.

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img