lunes, agosto 8, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
InicioEditorialPeligrosa comedia de necedades

Peligrosa comedia de necedades

Estados Unidos ha confirmado que Cuba, Nicaragua y Venezuela no serían invitados a la Cumbre de las Américas, el senador estadounidense por el partido demócrata Bob Menéndez, de origen cubano, afirmó que la Cumbre es una oportunidad para las democracias de todo el hemisferio para forjar una agenda que promueva “nuestra prosperidad compartida y nuestros valores democráticos”, dijo quien preside el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EU. 

El personaje señala que el presidente Joe Biden solo cumplió con su promesa de restaurar la credibilidad y el liderazgo de Estados Unidos en la campaña mundial para fortalecer los gobiernos democráticos y “contrarrestar las fuerzas autoritarias”. Cosa discutible si nos atenemos a los resultados de sus últimas decisiones que han puesto al planeta ante la inminencia de una recesión global.

Estados Unidos no invitó a Cuba, Nicaragua y Venezuela a la Cumbre de las Américas por su valoración unilateral de la democracia y los derechos humanos.

Bien, eso significa que el Presidente de México no asistirá, lo que para la política del gobierno estadounidense significa un revés muy importante toda vez que México ha recuperado notablemente su presencia referencial en el continente. Tanto a nivel diplomático como en el de la instrumentación de políticas públicas regionales con vistas a resolver estructuralmente el problema de la migración ilegal masiva.

No es meramente un diferendo entre gobiernos, es un aspecto sustantivo en la configuración y viabilidad del futuro inmediato del continente y de los propios Estados Unidos, frente a la consolidación de los grandes bloques económicos regionales. Para todo tipo de efectos el continente americano arrastra un rezago de lustros y Estados Unidos parece empecinado en meterse el pie a sí mismo. Es la historia de la actual guerra económica contra Rusia, atribuible al propio Biden, y de la negativa como país anfitrión de la Cumbre de las Américas a invitar a Cuba, Nicaragua y Venezuela, cosa que puede ser atribuible tanto al presidente estadounidense como a los lobbies ultra conservadores, tanto demócratas como republicanos.

El problema es que Estados Unidos, puesto en condiciones de debilidad y pérdida de iniciativa estratégica, como es el caso, es sumamente peligroso porque, históricamente, suele optar por vías violentas y esto ha sucedido mucho más frecuentemente con gobiernos demócratas que con gobiernos republicanos.

Al parecer los reflejos hegemónicos estadounidenses plantean muy serias dificultades para el entendimiento de las realidades contemporáneas. Una Cumbre de las Américas sin la presencia del presidente mexicano reducirá al evento a un mero acontecimiento social, justo cuando el gobierno estadounidense está urgido de autoridad y liderazgo para salir del galimatías en el que metió al planeta con el fallido embargo a Rusia.

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img