sábado, mayo 28, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
InicioEditorialLa nación los está viendo

La nación los está viendo

Una vez votada la constitucionalidad de la reforma eléctrica que devuelve al Estado mexicano el control de la producción y distribución prioritaria de energía por parte de la CFE, comisión que durante tres sexenios fue socavada por tres gobiernos neoliberales traidores a la patria. Esto con el peregrino argumento de que la energía eléctrica producida por el Estado es esencialmente contaminante y que por eso debía dársele prioridad a las empresas que introdujeran los cambios tecnológicos que aceleraran la transición hacia métodos contaminantes de producción de energía eléctrica.

Un argumento especialmente mentiroso y manipulador de las preocupaciones del respetable por el medio ambiente toda vez que la mayor parte de la energía que se consume en el país es abastecida por las hidroeléctricas del sureste. Siete magistrados de la Suprema Corte traicionaron al país en público de la gente. Cosa que ilustra con suficiencia la descomposición institucional e ideológica dejada por el neoliberalismo. El embajador norteamericano y el corifeo conservador que le hace comparsa anuncian una cascada de amparos. Bien, ya se verá a la hora que se diriman, por lo pronto las empresas que usaban combustibles saqueados a Pemex y los contratos que no han sido utilizados para invertir sino para especular en los mercados de valores, están por rendir cuentas. Probablemente pierdan permisos y por ello vengan los amparos. No importa, ya se verá caso por caso. Las que compraban huachicol y trampeaban al Estado perderán concesiones y serán exhibidas. Se llegará a los litigios multilaterales y ahí también serán exhibidos internacionalmente y en el país.

Los perpetradores lo saben y se dedican empeñosos a contrarrestar lo que está por venírseles encima. Margarita Zavala, apersonándose con en redes con un mensaje anunciando su voto en contra basado en argumentos falsos. Apelan al ideario medioambiental cuando autorizaron el fracking. Patéticos, incapaces de un mínimo de empatía con el país que los cobija, les da identidad, y acusan al gobierno de “encono ideológico”. Qué frivolidad, no es un problema ideológico es un asunto de identidad nacional y sentido común. Basta con asomarse a la catástrofe europea. Especialmente a España con su Iberdrola. Piedad. Traicionaron al país.

Es fácil suponer que los diputados son objeto de muy intensas y diversas presiones. El país los está viendo y lo que está en juego es la posibilidad de volver a tener patria, patrimonio. Se juega la posibilidad de construir una sociedad y un país que obedezcan a una lógica distinta al individualismo neoliberal. Una sociedad colaborativa empeñada en la construcción de un futuro construido por consenso. Democráticamente, pues.

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img