lunes, agosto 8, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
InicioEditorialEntre la cirugía plástica, el bótox y la codicia

Entre la cirugía plástica, el bótox y la codicia

Si hay alguien que encarna la decadencia integral del neoliberalismo aborigen, éste se llama Alejandro Moreno, presidente del CEN del PRI. Soez, ruin, corrupto, egotista, inescrupuloso, doloso, indigno, gandalla, mezquino, megalómano, mitómano, esquizofrénico. Rasgos todos que se han revelado con crudeza en las grabaciones dadas a conocer por Layda Sansores. 

El personaje es un caso clínico. Cómo es posible que un hombre así haya llegado a dirigir un partido político con más de 80 años de historia que, cuestionable y todo, durante años fue motor del modelo de Estado de bienestar.

Alejando Moreno es resultado del neoliberalismo, un sistema definido por la lógica privada dirigida a la ganancia, punto. Sin objeciones. Es sabido por todos que las empresas criminales dedicadas al narco, la trata y el tráfico de indocumentados crecieron geométricamente durante los gobiernos de Vicente Fox, Felipe Calderón y Peña Nieto. 

Y ahora resulta que las buenas conciencias vernáculas y el gobierno de Estados Unidos vinculan al gobierno mexicano a una presunta complicidad con el narcotráfico. 

Es una campaña de los Estados Unidos. Iniciada por el gobierno estadounidense y coordinada con voceros que se empecinan en decir que este gobierno es una vuelta al pasado.

En cierto sentido tienen razón. Lo que este gobierno está haciendo es reconstruir el Estado de bienestar que caracterizó a los regímenes revolucionarios hasta 1982.

La diferencia es que esta vez se hace sin corrupción y sin los controles corporativos proto fascistas que distinguieron al PRI desde su fundación en los años 20 del siglo pasado, momento de ascenso de la extrema derecha. 

La fuerza de la Cuarta Transformación es dada por el sentido de las políticas públicas, no por el control corporativo sobre la sociedad; hay una diferencia sustantiva entre el populismo fascista de políticas corporativas y el sentido de las políticas públicas de la Cuarta Transformación. Lo que se tiene en común con “el pasado” es la construcción de un nuevo modelo de Estado de bienestar. Esta vez sin controles corporativos. Sin chantajes.

Lo que queda claro es el completo desdibujamiento de la oposición. 

Una alianza de partidos dirigidos por impresentables, completamente exhibida en su decadencia moral, encabezados por un dirigente empresarial obseso orquestando y financiando investigaciones periodísticas para desacreditar a la 4T o, dicho de otro modo, el proceso de reconfiguración institucional para desmantelar de raíz el modelo neoliberal.

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img