viernes, mayo 27, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
InicioEditorialEntre concepciones de Estado

Entre concepciones de Estado

La ONU, navegando sobre su incompetencia ante la actual inestabilidad planetaria por la guerra en Ucrania, hace unos días publicó un informe sobre las desapariciones forzadas en México. En este se responsabiliza al actual gobierno y al Ejército mexicanos de las desapariciones forzadas y critica la militarización de la seguridad pública. Suena a broma, pero lo cierto es que los organismos multilaterales comparten en su gran mayoría la visión dominante del neoliberalismo, que es una forma harto sesgada de interpretar las cosas. Las críticas de la ONU hacia el gobierno mexicano obedecen más a la irritación causada por las críticas del presidente López Obrador al desempeño general del organismo durante todos los años de lógica neoliberal en el manejo de los asuntos del mundo.

Lo cierto es que estos tiempos convulsos que vivimos corresponden al choque de dos visiones diferentes de entender el papel del Estado en el manejo de los asuntos públicos. Si como servidor de los intereses económicos dominantes, lo que significa el interés de las empresas corporativas que controlan la economía global y, consecuentemente, a parte importante de los gobiernos nacionales; o, por el contrario, como servidor de los intereses de la población por la que fueron electos como servidores públicos.

El Presidente mexicano no tiene una buena prensa a nivel internacional, los medios globalizados suelen criticar sus políticas precisamente por su sentido anti neoliberal. Lo mismo pasa con otras narrativas sobre otros temas y escenarios. Es el caso del escenario europeo y su muy precaria estabilidad derivada de que las medidas económicas contra Rusia se vuelven contra Europa occidental y exhiben la precipitada torpeza de Biden, que declara una guerra económica contra Rusia antes de tener asegurado el abastecimiento de energía y alimentos que obtenía precisamente del país contra el que se declara el embargo. Es la razón por la que la Unión Europea se resquebraja por los países que se rehúsan a sumarse a la línea del presidente estadounidense. Sería de risa loca sino fuera  por lo peligrosa que es la situación.

Lo que está en discusión en la conversación planetaria es el tipo de sociedad en la que vivirá la especie sapiens en el futuro: una sociedad dominada y hasta victimizada por las corporaciones en donde los ciudadanos electores son meros consumidores y cuyo eventual sacrificio es posible con tal de maximizar las ganancias de los accionistas; o una sociedad donde predomina la disposición colaborativa entre sus miembros es posible precisamente porque los acuerdos legitimadores se sustentan no en la maximización de las ganancias de los pocos, sino en la compensación de las distorsiones del sistema y en el reparto racional de la riqueza socialmente obtenida.

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img