viernes, mayo 20, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
InicioEditorialDe analogías

De analogías

La humanidad pareciera que trota con alegría carnavalesca hacia su extinción como especie. Eso parece sugerir la reacción de Estados Unidos y la OTAN a la ocupación militar rusa de Ucrania, quienes declararon un embargo comercial a Rusia sin tomar en cuenta el detalle de que todos los países europeos dependen en alguna medida de los energéticos y los granos rusos. A la mañana siguiente de la instrumentalización de la medida, el gobierno de Biden hacía malabares para encontrar proveedores sustitutos de crudo y gas. Hasta a Maduro le fueron a coquetear.

Semanas después de desatada la crisis por la decisión estadounidense el mundo está en una serenísima crisis económica por el aumento demencial de los precios del petróleo. No solo no se alcanza el objetivo de aislar comercialmente a Rusia, sino que se desata una crisis mayúscula en todas las economías europeas, agravada además por manifestaciones de descontento de los gobernados y en particular de los transportistas ante las medidas impuestas de lo que definen como dictadura sanitaria. Y mientras el mundo se les desmorona entre los dedos, los santones del pensamiento convencional se unen en canon para condenar a México y su gobierno por la seguridad de los periodistas. 

Hipócritas. Por decir lo menos. Dónde estaban cuando en México y en Veracruz los mataban bajo las miradas tolerantes de Felipe Calderón y Javier Duarte. Lo que buscan es desacreditar un modelo de gobierno, una racionalidad que los confronta a sus dogmas de fe. Con qué cara de poca vergüenza se atreven a balbucear sus preocupaciones por el bienestar de los periodistas de este país cuando acaban de poner a la especie humana frente a la amenaza de su extinción. Por eso, entre otras cosas, les queda la analogía de borregos.

Artículos Relacionados

Ejemplo

Ver al sur

spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img