martes, agosto 9, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Carroñeros

Ayer, con el inicio de los trabajos de prueba y ajuste se dio por inaugurada la refinería de Dos Bocas. A tres años justos de haberse inaugurado este gobierno. La coincidencia es intencionada. Es una declaración política contundente por la simple razón de que fue hecha en condiciones particularmente adversas. En plena crisis planetaria de miedos durante resguardo por la pandemia.

Al tiempo récord y a la magnitud de la obra se agrega el hecho de que fue planeada, proyectada y realizada por ingenieros mexicanos. No es poca cosa luego de oír durante casi 40 años de que México era incapaz casi de hacer las cosas por sí mismo. Que era mejor dejar que lo hicieran los expertos corporativos mundiales porque al ser privados, eran más eficientes.

Dos Bocas es mucho más que una refinería, es la prueba incontrovertible de que es posible un mundo distinto, uno donde las asuntos y políticas públicas sean ventilados y revisados públicamente, frente a los gobernados, y dirigidos en beneficio de los gobernados.

La Cuarta Transformación, puede decirse, es una revolución en las prioridades del Estado. Exitosa si nos atenemos al significativo hecho de que en estos tres años se han multiplicado en el continente gobiernos identificados con la misma intención progresista, de izquierda por agrupar allí a todo lo que no es ideológicamente neoliberal, pero no anticapitalista. A su inicio, el actual gobierno federal hizo tres promesas: parar el gobierno neoliberal, priorizar a los pobres y detener la corrupción.

Puede decirse que se han cumplido, especialmente si nos atenemos al contraste, donde un funcionario del gobierno de Peña Nieto decidió vender la información de los perfiles genéticos de 49 personas desaparecidas a una empresa privada: ADN. Tal es el nivel de vulnerabilidad neoliberal a la lógica de la ganancia y el mercado. Hay un mercado creciente de familiares de desaparecidos, hay hallazgos y una empresa ofrece sus servicios de certidumbre a las víctimas familiares con información entregada por el gobierno. Buitres.