miércoles, mayo 18, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
InicioSociedad y CulturaAsí surgió la idea del billete en México

Así surgió la idea del billete en México

¿conoces cuál es su historia?, Seguramente los niños y jóvenes de la actualidad no conozcan los billetes que sus padres y abuelos utilizaban cuando eran pequeños. Desde el billete de 5 pesos con la imagen de Josefa Ortiz de Domínguez hasta el de 100 pesos de Venustiano Carranza, ha habido billetes que se han quedado en la memoria de los mexicanos

Durante la Independencia se registró una profunda crisis económica y desabasto de monedas metálicas, por lo que surgen monedas de necesidad
(la mayoría de plata y cobre) y piezas de cartón escritas a mano, con tinta negra, denominación de medio real (moneda de la época), con firmas que se cree pudieron pertenecer a comerciantes, funcionarios u oficiales.

Estos billetes fueron rechazados porque la gente sólo usaba monedas, por lo que su utilización se hizo obligatoria. Eran impresos de una sola cara, en
papel blanco, de forma casi cuadrada y llevaban la leyenda “Imperio Mexicano.”

Al constituirse México como República, se retiró de circulación el billete Imperial y se decidió emitir un nuevo papel moneda, con el reverso de bulas papales canceladas; es decir, sobre documentos religiosos que llevaban el sello del Papa, buscando más aceptación y menos falsificación. La gente prefirió guardarlos en vez de utilizarlos, por lo que se retiraron de circulación.

En el Imperio de Maximiliano de Habsburgo se retomó el proyecto para emitir papel moneda, esta vez el responsable de la emisión fue un banco privado: El Banco de Londres, México y Sudamérica. Los billetes, de aceptación voluntaria, tuvieron éxito entre la población, cada estado de la República contó con al menos un banco privado
emisor de billete y se adoptó como medio de pago de aceptación generalizada.

Con la Revolución Mexicana, resurgió el rechazo al billete. Este último se depreció y el sistema bancario mexicano se desmoronó rápidamente. Numerosos jefes revolucionarios emitieron sus propios billetes, las características de éstos eran variables y la falsificación masiva de las piezas sólo acrecentó el problema. Conforme se consolidaba el dominio de los constitucionalistas, el único papel moneda válido sería el emitido por ellos, y para protegerse de las imitaciones se ordenó su fabricación a la American
Bank Note Company de Nueva York (1916), no obstante sufrieron una devaluación fulminante y para fines de ese mismo año ya eran inútiles

El Banco de México inició funciones el 1 de septiembre de 1925 con lo que se le otorgó la facultad exclusiva de crear moneda mediante la acuñación de piezas metálicas y a través de la emisión de billetes. Al principio enfrentó dificultades para consolidarse como banco central y la circulación de sus billetes fue débil. Con el paso del tiempo se arraigó en definitiva el papel moneda como principal instrumento de pago en el país. Los primeros billetes del banco fueron impresos por la American Bank Note Company de Nueva York (ABNC). El Banco de México establecía qué elementos y personajes quería que aparecieran en cada denominación y la ABNC desarrollaba el grabado, o bien, el Banco de México
seleccionaba los grabados entre los archivos de la empresa neoyorquina.

En 1969 inició actividades la Fábrica de Billetes del Banco de México, surgiendo así una nueva generación de billetes mexicanos. Posteriormente en los años setentas y ochentas existieron billetes de altas denominaciones (las compras comunes se realizaban en miles de pesos) debido a los diversos procesos inflacionarios que enfrentó el país.

Para simplificar el manejo de las cantidades en moneda nacional, el 18 de junio de 1992 se estableció que a partir del próximo año se emplearía un nuevo sistema monetario equivalente a 1,000 pesos de la unidad anterior, ésta llevaría el nombre de Nuevos Pesos lo que a la postre sólo quedaría como Pesos.

En los últimos años han salido diversas series de billetes con características y cambios en elementos de seguridad, colores y tamaños. Los billetes son de dimensiones distintas para ayudar a los invidentes a identificarlos. El billete de denominación más baja es de 20 pesos y el de más alta de 1,000 pesos; se imprimen en polímero y otros en algodón.

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img