martes, agosto 9, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

México-EU: frontera letal // Récord en muertes de migrantes // Hora de trascender el discurso

México SA

Carlos Fernández-Vega


Si no es un día es el siguiente, pero el hecho es que la tragedia de la migración no sólo es una de las más graves que se registran, sino que se incrementa permanentemente sin que al parecer nadie este interesado en resolverla de una vez por todas. El fenómeno es internacional, pero como documenta la Organización de Naciones Unidas (ONU) “año tras año la región fronteriza entre Estados Unidos y México ha sido la más letal del continente”: de 2014 a la fecha más de 6 mil 500 migrantes han muerto o desaparecido en condiciones por demás infrahumanas.

De Acuerdo con la misma fuente de información, en los pasados nueve años las muertes confirmadas y documentadas suman más de 2 mil 500 sólo en la frontera Estados Unidos-México y el registro crece día tras día, toda vez que ese cruce fronterizo “se ha convertido en una zona de grave crisis de derechos humanos, donde miles de personas han desaparecido y perdido la vida durante la migración”.

La ONU subraya que “las principales causas directas de muerte identificadas en esta zona son los ahogamientos –principalmente en el Río Grande/Río Bravo y canales aledaños– y las causadas por las duras condiciones ambientales y la falta de refugio, alimentos y agua. Los migrantes también pueden ser víctimas de accidentes vehiculares, caídas del muro fronterizo y por lo accidentado del terreno, y violencia. Sin embargo, se desconoce la causa de la muerte en más de un tercio de los casos registrados. Debido a la escasa presencia humana en las zonas fronterizas, la inmensidad del territorio y lo inhóspito del terreno, en muchos casos los restos de los difuntos se encuentran mucho tiempo después de su muerte, cuando ya no es posible establecer la causa. Trágicamente, los restos de muchas personas nunca se recuperan y sus muertes permanecen invisibles”.

Los migrantes que transitan por México y Centroamérica, señala el organismo, enfrentan experiencias comunes de marginación y vulnerabilidad mientras viajan por canales irregulares. “El aumento de la vigilancia y aplicación de la ley de inmigración en todo México ha empujado a las personas hacia rutas más clandestinas y remotas, diseñadas en un intento de evadir los controles estatales repartidos por todo el interior del país. Estas rutas a menudo implican tomar medios de transporte altamente inseguros y caminar a través de largos tramos de terreno desolado, donde los migrantes a menudo enfrentan abusos, lesiones y extorsiones sistemáticas. Los registros recopilados indican que muchas personas mueren debido a las dificultades del viaje en sí. La principal causa de muerte registrada en las rutas migratorias por Centroamérica son los accidentes vehiculares, en su mayoría relacionados con los trenes de carga, que son utilizados como medio de transporte por los migrantes”. Año tras año se divulgan informes como el que se cita, pero al parecer ningún gobierno está interesado en poner fin a esta barbaridad.

Una tragedia tras otra. El presidente López Obrador informa que al menos 50 personas (22 mexicanos, siete guatemaltecos, dos hondureños y 19 todavía sin información sobre su nacionalidad) fueron encontradas muertas dentro de un tráiler en una carretera en Texas, en el área de San Antonio, en uno de los episodios más mortíferos de tráfico de personas en la frontera entre México y Estados Unidos. Pero como en ocasiones anteriores, si bien va detienen al chofer del camión y hasta ahí llega la investigación, mientras el jugosísimo negocio del tráfico de personas crece a paso veloz. ¿Quiénes integran es mafia? ¿Qué autoridades, de ambos lados, están involucradas?

El presidente López Obrador lamentó este nuevo hecho, “que desde luego tiene que ver con la situación de pobreza, de desesperación de hermanos centroamericanos, de mexicanos; sucede porque también hay tráfico de personas y falta de controles (y muchísima corrupción), en este caso, en la frontera de México con Estados Unidos y al interior de Estados Unidos. Estamos apoyando, está desde ayer nuestro cónsul (en San Antonio, Texas), están también funcionarios de migración de México y vamos a estar atentos para apoyar a los familiares de las víctimas, el traslado de los cuerpos y desde luego hacer la investigación en lo que a nosotros nos corresponde”.

Las rebanadas del pastel

Urge trascender el discurso, siempre de ocasión, tanto en México como en Estados Unidos, y actuar contra la mafia que controla el tráfico de migrantes, porque hasta ahora el número de muertos crece a la par de la retórica oficial.