sábado, mayo 28, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Un aeropuerto de primer mundo // El subsidio a gasolina y diésel // Rusia paga a tiempo su deuda

Dinero

Enrique Galván Ochoa


Periódico La Jornada
martes 22 de marzo de 2022

Toda la mala vibra que han echado y seguirán echando los derrotados en la elección de 2018, y sus agregados chayoteros, no puede borrar un hecho: el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, que inauguró ayer el presidente López Obrador en Santa Lucía, es de primer mundo. Tal vez les choca que no lo hicieron ingenieros güeritos, como los que iba a traer Norman Foster, si no se hubiera cancelado el de Texcoco; probablemente odian que haya sido construido en tiempo récord por ingenieros y trabajadores mexicanos –ellas y ellos–, pero es un hecho que no pueden cambiar. El general de brigada Gustavo Vallejo, comandante del agrupamiento de Santa Lucía, cumplió. Lo hizo en el tiempo y con los recursos que le asignaron y con equipos de la más alta calidad. Por su lado, el general brigadier Isidoro Pastor, director general de la nueva terminal aérea, trazó el crecimiento que tendrá en los próximos años. Está destinado a ubicarse entre los más importantes. Se veía muy orgulloso y satisfecho el ensenadense secretario de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval. La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, hizo un comentario agudo: “Cuando los adversarios de la Cuarta Transformación usen el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, lo disfrutarán en silencio”. Ayer salieron y llegaron los primeros vuelos sin ningún contratiempo.

No simpatizan con el subsidio

La llegada de recursos excedentes por la venta de petróleo da la oportunidad de cumplir sus objetivos de gasto al gobierno de López Obrador, dice el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, órgano asesor del Consejo Coordinador Empresarial. Es factible que el precio de la mezcla mexicana se mantenga por arriba de lo previsto en el presupuesto, de 55.1 dólares por barril en el resto del año, aunque con alta volatilidad. “Suponiendo que el precio promedio del petróleo para todo el año fuese de 90 dólares por barril, los ingresos adicionales para el sector público en 2022 alcanzarían aproximadamente 475 mil millones de pesos”, calcula. Una de sus recomendaciones es que el excedente de ingresos sea destinado a gastos de necesidades evidentes en educación, salud, seguridad pública, bienestar social o inversión productiva, entre otros. Pero no está de acuerdo con que se subsidien los precios de la gasolina y el diésel, porque el monto, bajo ciertas circunstancias, rebasaría en casi 75 mil millones de pesos los ingresos excedentes. Muy respetable su opinión, pero pierde de vista que un gasolinazo podría traer como consecuencia una protesta de los consumidores, manifestaciones callejeras y disturbios que afectarían inclusive a las empresas que representan. El debate está abierto.

Paga con dificultades

El presidente ruso Vladimir Putin está claro de que la economía de su país ha recibido un duro golpe por las sanciones impuestas por Estados Unidos y otras naciones a raíz del conflicto con Ucrania. “Nuestra economía necesitará cambios estructurales profundos en estas nuevas realidades y no lo ocultaré, no serán fáciles; conducirán a un aumento temporal de la inflación y el desempleo”, dijo Putin. Uno de los problemas es el pago de la deuda en moneda extranjera. Rusia tenía hasta el fin de la semana anterior como plazo para pagar 117 millones de dólares en intereses sobre dos eurobonos soberanos. Además, en las próximas semanas debe abonar otros 615 millones y a principios de abril 2 mil millones más. El ministro de finanzas, Anton Siluanov, expresó que la nación cumplió con los pagos de dos eurobonos denominados en dólares y que la orden la realizó como agente Citibank en Londres. La decimoprimera economía más grande del mundo lucha para evitar su primer default desde la revolución bolchevique en 1918. En ese entonces, Rusia dejó de pagar su deuda mientras la economía luchaba por recuperarse. Los precios del petróleo se habían derrumbado a 10 dólares por barril, lo que privó al gobierno de ingresos.

Twitterati

Curioso el contraste, mientras el PRI ataca y descalifica al nuevo aeropuerto, sus gobernadores Alfredo del Mazo, Omar Fayad y Alejandro Murat se desbordan en elegios y reconocimientos ante el AIFA y el presidente AMLO.

Escribe @Mike_Oviedo

Twitter: @galvanochoa

FaceBook: galvanochoa