miércoles, agosto 17, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Rechazo de los monopolios al plan contra la carestía // Sube en EU el gas natural // Celulares usados se venden más que los nuevos

Dinero

Enrique Galván Ochoa


Periódico La Jornada
miércoles 04 de mayo de 2022

Aunque todavía el gobierno de la 4T y las empresas privadas no han dado a conocer el contenido del plan contra la inflación, el banco estadunidense JP Morgan ya lo sentenció al fracaso. El programa tiene como fin contener el alza de precios de un grupo de 24 productos de necesidad elemental. No hay la intención, dice el gobierno, de fijar precios oficiales, aunque posee facultades para hacerlo. Se trata de llegar a un acuerdo con los productores y comercializadores. Sin embargo, los banqueros de JP Morgan dicen que no va a funcionar y advierten que al final de la historia se fijen precios tope. Tiene momentos estelares en la historia financiera internacional. En 2013, JP Morgan recibió en Estados Unidos una sanción de 13 mil millones de dólares por malas prácticas hipotecarias, relacionadas con el desastre que dejó sin casa a millones de familias. Más adelante pagó otra sanción de 920 millones de dólares por el escándalo de la “ballena de Londres”, en 2012. (Sobre este ballenazo hay amplia información en Google, si les interesa).También las autoridades le impusieron una multa de 260 millones de dólares por sobornar a políticos chinos. (Como ver a los políticos mexicanos en el espejo). Y así. JP Morgan goza pues de una bien ganada credibilidad (ups). También se pronunció contra el programa nonato la Cámara Americana de Comercio. Opina que no pasaría la aprobación de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), entidad que acaba de recibir un revés en la Suprema Corte de Justicia; intentaba descarrilar la Ley de la Industria Eléctrica ¿A quién interesa que el programa contra la carestía del gobierno fracase antes de arrancar, o ya en marcha? A los monopolios. Algunos de los 24 productos de la canasta antinflacionaria son producidos por poderosos monopolios.

Sube el gas natural

La gobernadora del Banco de México, Victoria Rodríguez Ceja, lo había anticipado en la reunión que tuvo con los senadores de la Comisión de Hacienda: va para largo el fenómeno de la inflación y, probablemente, será hasta finales de 2024 cuando disminuya a 3 por ciento anual, el objetivo del banco. (El coletazo le tocará al nuevo presidente de la República). Ayer lo confirmó el subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio: continuará el aumento acelerado de precios y controlarlo podría tardar al menos 18 meses.Y la realidad también habló: El precio del gas natural en Estados Unidos trepó a su mayor nivel de 13 años debido a la creciente preocupación de que las reservas para centrales eléctricas no alcancen a cubrir la demanda de este verano. Iberdrola opera plantas de ciclo combinado que utilizan gas. Normalmente, en esta época del año, el clima de América del Norte es benigno y no tienen problemas para guardar gas en cavernas de almacenamiento para su uso futuro, pero el aumento del consumo posterior a la pandemia y de la demanda internacional está impulsando la escalada de precios. Los inventarios de gas de Estados Unidos están 17% por debajo de lo normal, el mayor déficit desde 2019 para esta época del año.

Celulares

No es de sorprender que se vendan más los celulares usados que los nuevos. Un iPhone 13 Pro nuevo puede costar 35 mil pesos o más, y con unos meses de uso, sólo 20 mil. De acuerdo con Counterpoint Research, el año pasado el negocio de teléfonos usados y reacondicionados creció 15.4% en el mundo, mientras el de móviles nuevos sólo avanzó 4.5, debido a los altos precios y mayor oferta en las plataformas de comercio electrónico. “Dado que los precios de los nuevos teléfonos inteligentes insignia se mantuvieron en el extremo superior, la mayor parte de los consumidores consideró comprar modelos reacondicionados de marcas populares, como Apple y Samsung”, reporta la consultora. Desde luego, hay que ser muy precavidos para no embarcarse con un celular robado. Un fenómeno parecido está ocurriendo con la industria automotriz. Los autos cero kilómetros están muy caros y los consumidores prefieren los de segunda mano. Si en México comenzaran a certificarlos como en Estados Unidos, las ventas de usados serían todavía mayores, pero eso no conviene a las armadoras.

Twitterati

Tambien Margara Zavala procesa crudo.

Escribe Eustorgio @EustorgioF

Twitter: @galvanochoa
Facebook: @galvanochoa