martes, agosto 16, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Los peligrosos puentes entre el pasado y el presente


A propósito de las pragmática que no beneficia a la 4ª T.

Lenin Torres Antonio*

No sé por medio de qué instrumento salió electo Julio Ramón Menchaca Salazar para contender por la gubernatura de Hidalgo, por cierto, tradicional feudo priista, por “Juntos Hacemos Historia”, alianza encabezada por Morena; lo que sí sé que forma parte de los grupos de poder priistas de la familia Moreira, hoy en franco enfrentamiento, uno como representante del grupo parlamentario del PRI en el Congreso de los diputados y el otro, aliado del todavía gobernador Omar Fayad Meneses, quien fue ignorado su opinión sobre la designación del candidato del PRI en Hidalgo, por la cúpula priista encabezada por

Alejandro Moreno Cárdenas alías “Alito”, y el ex gobernador Rubén Moreira, que por cierto, puso a su esposa como Secretaria General del PRI, haciendo mancuerna con “Alito”, Alma Carolina Viggiano Austria, ahora candidata del PRI/PAN/PRD a la gubernatura de Hidalgo; hoy en ese pulso entre hermanos parece que Humberto Moreira también ex gobernador de Hidalgo, quien junto con su hermano forman el cacicazgo que desde hace muchos años controlan Hidalgo. Como ven la elección de Hidalgo quedará en familia, pues seguro el ahora convertido morenista, o llamados tránsfugas o chapulines, forma parte del grupo de Humberto Moreira y Omar Fayad Meneses.

Aquí lo preocupante no es hacer ese análisis parental de la elección a la gubernatura de Hidalgo o quién va a ganar, pues las encuestas señalan la clara ventaja del candidato de Juntos Haremos Historia, ni tampoco se cuestiona en este texto las reconversiones conscientes y convencidas ideológicas hacia otros partidos e ideología, siempre y cuando las haya, que se valen y se pueden entender; el mismo presidente Obrador señala como el muralista David Alfaro Siqueiro fue porfirista en un inicio, y terminó siendo un ferviente revolucionario, que en su obra predicaba y expresaba su conversión y convicción de los ideales de justicia social de la revolución mexicana; sino señalar lo que no se debe hacer y que perjudica a la democracia, y no sirve para consolidar la transición democrática de la 4ª transformación que encabeza el presidente Obrador.

El caso Hidalgo es el mejor ejemplo de la pragmática política, que no tan sólo es privativo del PAN, el PRI y el PRD, y últimamente con más intensidad Movimiento Ciudadano, y ahora vemos que también MORENA, que con tal de obtener un triunfo electoral candidatean artistas, académicos, deportistas, y se coluden con grupos de poder locales, con tal de lograr “el pinche poder”, quienes si ganan, pasan sin pena ni gloria su periodos como representantes populares; esta práctica política seguro ha hecho estrago en la bisoña democracia mexicana.

El caso Hidalgo nos deja ver como al interior del movimiento político MORENA, que con mucho esfuerzo construyó el presidente Obrador se filtran este dañino comportamiento que tiende peligrosos puentes entre el pasado y el presente, prácticas políticas que deben ser extirpada, y que desafortunadamente todavía forman parte de los amarres y contubernios con los grupos de poder, en este caso, de Hidalgo; por lo que creo que nunca imaginaria que esos grupos de poder (los moreiras y los alfayet) de forma espontánea entiendan y estén convencidos de la necesaria 4ª transformación pacífica que debe ocurrir en México para construir un sistema político sano que pueda resolver los graves problemas que vive la sociedad mexicana, y que demandan poner en uso lo que llamaba Gransci “la gran política”, las nuevas narrativas que permitan construir los nuevos parámetros conceptuales y epistemológicos que den cuenta de mejor manera de la cosa pública (res-pública). 

Creo que al presidente Obrador no le dio tiempo de construir el necesario relevo de la clase política mexicana, y principalmente, una nueva cultura política que educará en la corresponsabilidad de la construcción de los espacios públicos, y lo entiendo porque la cultura de la simulación y la corrupción fue introyectándose en el inconsciente colectivo del pueblo mexicano, y se volvió normalidad; por eso le está costando sentar las bases para ir hacia esas metas cognitivas y morales.

Ahora podemos entender cómo se nutrió el movimiento progresista MORENA de muchos personajes tránsfugas, caracterizados por un comportamiento político pragmático, y con estructuras mentales narcisista que buscan apuntalarse en el goce del poder público, aunque hay que decirlo, estos son los menos que los más, aunque muchos de ellos, y eso es lo preocupante, están en puestos claves del Movimiento de Regeneración Nacional, como el caso del presidente del congreso de los diputados, el diputado morenista por el Estado de México, oriundo de Veracruz, y quien nunca hizo vida política en ese estado costero de México, Sergio Gutiérrez Luna, quien ahora lo vemos haciendo una intensa campaña de promoción de su persona a lo largo y ancho del estado de Veracruz, reuniéndose con grupos predominantemente priistas, y haciendo costosos contratos publicitarios a través de espectaculares con una revista llamada “Líder”, revista que desde su aparición su único contenido es promover personajes que aspiran a “entrarle a la grande”, y que barruntan el estado con su rostro; así también lo vemos organizando fastuosas verbenas populares por todo el estado de Veracruz con grupos predominantemente priistas, donde hace despilfarro de entregas de enseres domésticos, juguetes, etc. La pregunta es dónde obtiene el financiamiento para su campaña política de promoción de su persona, para darse a conocer en Veracruz, y aspirar a ser contemplado en el 2024, cuando se realice la elección de gobernador, senadores y diputados.

Afortunadamente el presidente Obrador tiene muy claro lo que significa la ruptura histórica que encabezó en el 2018, y la 4ª transformación pacífica de México, ruptura que tiene que ver con dejar esas vieja y dañina pragmática que tanto ha dañado a México y particularmente a la política y a la democracia, otro ejemplo, como la vieja práctica del “dedazo presidencial”, que ponía a todos los actores políticos a los pies del elegido e ungido por el presidente-tlatoani, por eso es innegable que una de las contribuciones trascendentales de AMLO a la política y la historia de México, ha sido que desmitifica la figura presidencial, lo puso a ras del suelo, lo humanizó y lo puso frente a frente del pueblo; por eso celebro que apueste porque la gente sea la que elija a su candidata o candidato para que contienda por MORENA por la presidencia de la república mexicana, y el método que eligió es el correcto, puesto que la encuesta es una herramienta científica de las estadísticas de la que se puede confiar.

He dicho, para aquellos quienes en su guerra sucia acusan al presidente Obrador de dictador, que el presidente Obrador tiene claro el papel histórico que le tocó vivir, y lo más valioso de ese papel histórico fue haber quitado el poder público a esa clase política que degenero el poder público y llevó a México a una crisis pública que todavía vivimos; aunque es importante decir que corresponde al pueblo mexicano estar atento y elegir a las mejores mujeres y los mejores hombres que concreten la 4ª Transformación de México, y que ésta debe entenderse como un asunto de toda la sociedad mexicana no exclusivo de un partido ni de una persona.

Existen resistencias al cambio desde dentro y fuera del movimiento obradorista, su consolidación depende que el relevo del presidente Obrador sea con los líderes correctos, que entiendan el momento histórico que vive México, que esta 4ª Transformación está en peligro por los poderosos intereses que tocó tanto globales como locales; y que la única defensa es la fuerza del pueblo a quien no debe fallarle, porque ahora sabe que puede revocarle el mandato a quien traicione a la patria.

Cuando habló de que al presidente Obrador no le ha dado tiempo de hacer el relevo generacional no necesariamente es un relevo de hombres y mujeres porque sería arbitrario y falaz esa generalización, sino una nueva clase política que haya hecho conciencia que la política es el arte de gobernar para el bien y la igualdad social, no para unos cuantos que se han beneficiado con la distribución de las riquezas que produce un país; tampoco debe entenderse la 4ª T. como una exclusión de los hombres que han construidos medios de producción y que arbitrariamente la teoría marxista los ubico como la clase rica que explotaba a la clase pobre. Así que la 4ª T. debe apuntar no hacia la oposición de las clases sociales sino hacia la unidad de las clases sociales como lo ha señalado el presidente Obrador; aunque es pertinente señalar que las élites económicas deben humanizarse y contribuir hacia esa unidad de las clases sociales.

Creo que el pueblo sabio sabrá deshacerse de esos personajes que no benefician a la 4ª T. de México y a que se consolidé la tan añorada transición hacia una democracia verdadera; hay que decirlo, tanto dañan el comportamiento de esa oposición apátrida y corrupta PRIANISTA, como los emisario del pasado hoy ocultos en la ideología Obradorista.

*Izquierda Social Obradorista.
Mayo 2022