viernes, agosto 19, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

El Oso y La Marioneta

A propósito de la vietnamización de la guerra en Ucrania

Crónicas Ausentes

Lenin Torres Antonio

Durante su intervención en la Universidad Hebrea Zelenski patéticamente celebra “el inicio del trámite” su ingreso a la Comunidad Económica Europea, enfatizando que es por el futuro de los niños ucranianos, soslayando que para que se iniciara ese trámite tuvo que llegar a una guerra con Rusia, y que esa guerra está destruyendo, matando, y traumando a sus infantes, me pregunto, si, ¿valdrá tanto sufrimiento a los ucranianos para iniciar tan anhelado trámite? 

Pero parece que Zelenski tiene bien claro que, ¡si vale la pena!, y quizás hasta con ello, justifica que Ucrania tenga que pagar siendo el escenario donde se libra la batalla por el nuevo orden mundial, y los reacomodos de las potencias mundiales en su lucha encarnizada por el predominio económico y comercial, por el control financiero del mundo, que podemos reducirlo con la siguiente pregunta, ¿cuál será la divisa que se impondrá, el rublo ruso, el yuan chino, o continuará el dólar norteamericano teniendo el control financiero-comercial y económico del mundo?

La cruenta guerra que se libra en Ucrania entre los ultranacionalistas ucranianos que dirige el actor Zelenski, y los ucranianos prorrusos apoyados por el ejército del Kremlin, liderado por Putin que se equipara con el zar Pedro el Grande al proteger y recuperar la soberanía de los pueblos eslavos, lleva más de 100 días de destrucción, muerte y sufrimiento de ambos lados, los féretros, las fosas comunes y los cuerpos a campo abierto de los muertos se contabilizan por millares, aun cuando los centros de control de la información de los involucrados tratan de ocultarlos.

Zelenski se siente cómodo actuando en su último filme como actor principal, sin darse cuenta que no es ficción sino el mundo real, recibiendo a entusiastas líderes y mandatarios del occidente que vienen a solidarse y prometerle más armas, a grupos de artistas, principalmente de Hollywood, que dejaron hace tiempo de tener héroes, a presentarles su admiración, respeto y afecto; asimismo, dictando conferencia como todo un consagrado académico-investigador en Universidades Hebreas, e intervenir en parlamentos a quienes con sus dotes histriónicos regaña y trata de justificar la guerra para poder entrar al paraíso del mundo occidental y formar parte del selecto grupo que forman “Los Aliados”, que devino como suerte de vencedores de la Segunda Guerra Mundial, y les dio el “derecho” a ser del club selecto de países ricos; aunque el haber dejado a un lado de la repartición del mundo a Rusia y a China, ahora les esté saliendo demasiado caro.

Estados Unidos de Norteamérica e Inglaterra pensaron que sólo los Aliados (ellos) podrían hacer pillerías y desmanes en el mundo, provocar guerras, invadir, e intervenir y transgredir la soberanía de los países débiles del mundo, y “pasarse por el arco del triunfo” (por los huevos) el derecho internacional, y ahora comportase ante “el diablo en la tierra” (Putin) con medida y apelando al derecho internacional, aunque estén  aprovechado la Guerra de Ucrania para intentar debilitar al peligroso oso ruso capaz de iniciar una guerra nuclear, ya lo intentaron fallidamente al querer aislarlo con miles de sanciones económicas, comerciales y expropiaciones, aunque como efecto o daño colateral, a quienes estén debilitando sean como siempre a los países pobres y en desarrollo, con aumento de inflación, principalmente producto del aumento del precio de los hidrocarburos y el aumento de los alimentos; así que ahora los veamos que estén ensayando la segunda fase de estratégica para desgastar al nuevo-viejo enemigo (Rusia) con una guerra prolongada, aunque no sé, ¿cuánto aguantarán los ucranianos?, por eso hace poco el Secretario General del Tratado del Atlántico Norte OTAN señaló que se tiene que preparar para una larga guerra de desgaste en Ucrania, advirtió, “el jueves el jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, tras conversar con el presidente estadounidense, Joe Biden, en la Casa Blanca: Debemos prepararnos para el largo plazo. Porque lo que vemos es que esta guerra se ha convertido ahora en una guerra de desgaste (1)”, ignorando o queriendo hacerse pasar como el, “yo no fui”, y en ningún momento lo hayamos visto pronunciarse por una salida civilizada, exhortos a sentar a ambas partes a la mesa de negociaciones, sino tan sólo leer cuántos miles de millones de dólares en armas aprueban los parlamentos y gobiernos de los EEUU, Inglaterra, Alemania, incluso hasta España, etc., configurando una puesta en escena en el mundo real del “Juego del Calamar”, donde todos apoyan con armas y pertrechos bélicos, y ninguno con la palabra, con la razón, con la fe y el amor; quizás esto último sea la ficción humana y lo real sea lo primero, la fuerza, el poder, la guerra”, “es la madre de todo, la reina de todo, y a los unos los ha revelado dioses, a los otros hombres; a los unos a hechos esclavos, a los otros libres”(2).

El mundo en las de un megalómano admirador del Pedro el Grande, capaz si se siente acorralado o  se siente amenazado de apretar el botón del maletín nuclear (Putin), y un presidente  con principios de demencia senil (y es lamentable), que tratan, los que ejercen el verdadero poder en los EEUU, de presentarlo con las plenas capacidades cognitivas para ejercer un liderazgo delicadísimo por los momentos que vive el mundo, a quien le dictan no asesorías sino indicaciones de normalidad y coherencia, “entras en la sala, te sientas en tu sitio”: Biden revela sin querer una tarjeta de instrucciones durante un evento (3).  

Lo paradójico de estos delicadisimos momentos que vive el mundo es que la geometría de las pasiones no se detiene, el goce a la dulce vite se mantiene intacto en el ser humano, los carroñeros del poder político en todas las latitudes, aprovechan los desequilibrios que está provocando el reordenamiento mundial y la crisis económica y financiera por la guerra de Ucrania, inflación principalmente, que se traduce en carestía de la vida, para usarlo, como usaron la pandemia del coronavirus, como arma política para tratar de desbancar al inquilino del palacio presidencial, principalmente los conservadores de la derecha mundial, en España el Partido Popular, en México el PRIAN y sus anexos.

Tímidamente los diarios dejaron de poner en sus primeras planas la guerra de Ucrania, aunque sea el tema más grave y delicado que vive el mundo contemporáneo, el morbo inunda los canales virtuales, ahora también Putin tiene admiradores, aunque la guerra de los rusos y sus evocaciones milenarias eslavas, encubierto por un nuevo orden mundial no contemple democratizar ese orden mundial ni la justicia social, y si un reclamo y un punto de inflexión para hacer protagónico en ese nuevo orden mundial junto con China, que por cierto, China juega a ser más astuta y dejar que se “rompan la madre” (4) , y se desgasten para salir como la verdadera triunfadora en ese enfrentamiento entre Occidente y el Oso que despertó con las garras afiladas de su hibernación.

El resto del mundo vive sufriendo los efectos de ese enfrentamiento de las potencias armamentísticas y económicas, y expectantes; aunque occidente tomó partido por el nuevo héroe de ficción Zelenski, el tragicómico que se regodea en su plato desde donde dicta sus intervenciones, aunque detrás del escenario poco a poco no haya algún rincón de Ucrania que no esté destruida, pero si con la esperanza que vale la pena por el futuro de los niños y las niñas ucranianas.

Hay dos caminos, la vietnamización de la guerra de Ucrania (la prolongación), que todo parece apuntar hacia allá, donde continúen Ucrania y Rusia poniendo los muertos, y Ucrania aparte de los muertos el campo de batalla, que implica la destrucción de Ucrania y daños psicológicos a su población que ni todo el dinero ni el oro que aporte la UE a Ucrania para su reconstrucción podrá borrar y sanar, con la promesa del paraíso postguerra; pero también con el peligro que el Oso y la marioneta pierdan totalmente el control de la realidad y estalle una guerra mundial que seguro será nuclear; o el mundo civilizado, si es que vale ésta expresión de “mundo civilizado”, nos pronunciémonos unísonos para poner fin a esta locura universal del animal llamado equívocamente “homosapien”.

(1).- https://www.milenio.com/internacional/europa/otan-occidente-preparar-guerra-larga-ucrania

(2) Fragmento de Heráclito.

(2). -https://actualidad.rt.com/actualidad/433663-pillar-biden-tarjeta-recordar-sentarse-sitio

(4) se jodan y desgasten mutuamente, lo más que se pueda. 

Junio de 2022