Fiscalía General
octubre 16, 2021 |

El jueves pasado, un tribunal de República Dominicana condenó a Víctor Díaz Rúa, ex ministro de Obras Públicas, a cinco años de cárcel por delitos referentes al caso Odebrecht, mientras el ex representante de la constructora brasileña en el país, Ángel Rondón fue sentenciado a ocho años de prisión. Las juezas Giselle Méndez, Tania Yunes y Jisell Naranjo, del Primer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional, emitieron este veredicto después de un año de juicio de fondo del caso en contra de seis personas presuntamente implicadas en sobornos por 92 millones de dólares, en el que es el más importante caso de corrupción en la historia de República Dominicana.

La noticia suma presión adicional al fiscal general Gertz Manero, toda vez de que existe una extendida percepción de lentitud/ineficacia en su actuación, a tres años de gobierno y luego de la exhibición del ex director de Pemex en un restaurante de lujo en la CDMX. El de Odebrecht es el más importante caso de corrupción internacional que ha llevado a la cárcel a varios funcionarios públicos de diversos gobiernos del continente. En el caso mexicano el alcance de los sobornos fue sistémico, avasallador. Sin embargo, a tres años de iniciada la administración no hay detenidos. Salvo Lozoya con las particularidades de su irritante exhibición pública.

La falta de resultados concretos es desde hace ya tiempo fuente de insatisfacción, no tanto para la Fiscalía –que lo es– como para la propia 4T. A la lentitud de resultados se suman los problemas familiares en los que se ha visto involucrado: la denuncia y encarcelamiento del fiscal contra quien había sido la pareja de su hermano. Gertz Manero es el flanco de insatisfacción, incluso entre los simpatizantes del gobierno; es un malestar en aumento que, pese a las simpatías ideológicas mayoritarias, tendrá costos.

Las fotos del día