Familias damnificadas desmienten supuesto tinte político de protestas
septiembre 19, 2021 | Édgar Escamilla

Coatzintla, Ver.- Manuel María Contreras es una comunidad rural con 2 mil 200 habitantes; muchas de las familias que aquí habitan perdieron techados y enseres domésticos con el paso del huracán Grace, sin que fueron tomados en cuenta por los llamados Servidores de la Nación, responsables del censo de todos los afectados.

"Unos señores me dijeron que ya no traían papeles, la tirilla que dejaban. Pasó una muchacha y me respondió que ya no porque era tarde, y que regresarían al siguiente día pero ya no vinieron. En realidad se estaban pasando de largo, y fue que los vi y los abordé para preguntarles si me iban a censar", relató la señora Yolanda García Pérez.

La madrugada del 21 de agosto, Yolanda, su esposo y su hijo tuvieron que resguardarse en la casa de su suegra. Los fuertes vientos arrancaron con todo y estructura una superficie aproximada de nueve metros cuadrados del techo de su casa.

El resultado a la mañana siguiente fue pérdida total, el viento acabó con las paredes de su casa, construida con madera de la llamada "costanera". En el patio se observan los montones de tablas y láminas.

La señora Olga Cortés como pudo recolectó algunas de las láminas que el viento le desprendió y compró otras más para cubrir la casa que 12 años atrás le construyó el gobierno del estado, después de resultar damnificada.

"Pasaron dos días sin ningún tipo de ayuda", recuerda que los primeros en llegar fueron los soldados del Ejército Mexicano, quienes les llevaron una despensa y dos colchonetas. Después Protección Civil (PC) Municipal le entregó una plancha de agua, fue toda la ayuda.

Ella junto con cientos de personas más se congregaron frente a las oficinas de la Secretaría del Bienestar, en Poza Rica, para pedir ser tomados en cuenta en el censo, pero fueron ignorados. No hay ningún actor político detrás de ellos, son familias que lo perdieron todo, pero ahora se busca desvirtuar la protesta.

El pasado viernes 17 de septiembre protestaron en su comunidad, fue como la autoridad auxiliar de la localidad se comunicó con Emilio Olvera, delegado regional de la citada dependencia, quien les envió un código QR para que incluyeran sus datos en un formulario de Google.

Les indicaron que debían llenar el formulario que estaría disponible unas horas, por lo que hasta las 3 de la madrugada del sábado estuvo apoyando a sus vecinos para ingresar sus datos a la plataforma Solicitud de revisión de censo, del Programa para el Bienestar de las Personas en Emergencia Social o Natural.

Itzel García es otra de las afectadas en Contreras, comenta que ella tuvo que refugiarse en casa de su mamá cuando el viento arrasó con la mitad del techo de su casa, perdiendo su cama y otras pertenencias.

"Nos avisaron que vendrían a censar, pero aquí estuve hasta las 8 de la noche y no pasaron, pero los que trabajan en Bienestar y sus familias sí los censaron, a nosotros solo nos dieron el aviso", lamenta.

Son al menos 300 personas las que resultaron afectadas en esta comunidad y no fueron censadas, en algunos casos porque se vieron en la necesidad de volver a techar sus casas para evitar mojarse por las lluvias que se siguieron registrando en la zona días después del paso del huracán.

Las fotos del día