La sanación espontánea
julio 19, 2021 | Javier Hernand Garcés*

Salud, Naturopatía y Medio Ambiente

Muchos se han preguntado si existen los milagros y si una dolencia terminal, puede, en todo caso, sanarse sin la medicina convencional actual. Recuerdo un testimonio de una compañera, quien tuvo un tumor maligno cerebral, desahuciada por todos los médicos ortodoxos, con serios problemas emocionales y familiares, no era más que un muerto en vida. Su familia y amigos la abandonaron a morir. El tumor cerebral aparecía en cada tomografía o estudio de imagen de alta resolución.

Un amigo médico Naturópata le recomendó que visitara a un chamán, a un sanador; ella viajó por autobús cientos de kilómetros. El chamán le hizo "una operación", un procedimiento espiritual propio de la Medicina Tradicional Mexicana, una representación, sin tocar su cabeza, con un toque de bisturí imaginario cortó el infame tumor, con supuestas agujas e hilo suturó "la herida", el tumor desapareció, las nuevas pruebas de laboratorio confirmaron que no había ningún tumor.

La medicina convencional, en su cuadro mecanicista, trataba de darle una explicación coincidida: "…los exámenes de laboratorio previos, quizá estuvieran mal hechos"; otros decían que "…habrá una reaparición maligna muy pronto, una recaída mortal", que era mejor, estos seres humanos opinaban que aunque no se viera tumor alguno, que la sometieran a un tratamiento de "quimioterapia por las dudas", con los resultados esperados de esa anti-ciencia: "Quimioterapia: un porcentaje muy bajo de éxito; la quimio mata por la quimio y no o por el cáncer" (Coley).

David Robson de la publicación "Future" de la BBC de Londres en su artículo sobre las "curas milagrosas" del cáncer, relata un caso sorprendente, se trata de una mujer de 74 años de edad que empezó a sentir una picazón en la pierna derecha; a su llegada al hospital había un cuadro de erupciones y bultos, los análisis conllevaron a determinar un carcinoma, un tipo perverso de cáncer que mata. La radioterapia o la extracción de los tumores no pintaba una posibilidad, la infame quimioterapia era un procedimiento que aumentaría las posibilidades de muerte. El camino más consecuente en términos oncológicos era, precisamente, la amputación de la pierna, con las consecuencias que ello tiene. Se decidió esperar, observar y sólo así ver lo que realmente pasaba. "Nos dedicamos a observar durante unos meses y los tumores, simplemente, desaparecieron", dice Irvine, médico de la paciente en el hospital de St James, en Dublín".

En todo caso, el diagnóstico inicial se iba ante los ojos atónitos de todos, el cáncer había desaparecido sólo. Por más que hicieran pruebas y escaneos no lograron encontrar nada.

"Este caso muestra que es posible que el cuerpo elimine el cáncer, aunque es muy poco frecuente", (Irvine).

Aunque nuestro sistema inmune pueda identificar las células cancerígenas, hay muchas que pasan inadvertidas; hay mucho por hacer, por estudiar, no sólo la parte cartesiana de un mundo cuadrado. Lo desconcertante es que de cada 100 mil afectados por los diferentes cánceres, sólo muy pocos logran sanarse de todas maneras. "Se mueren por la aplicación de la quimioterapia" (Coley). Es que parece que las células cancerígenas se presentan en nuestro cuerpo físico una y otra vez a lo largo de la existencia humana y no son tratadas, no nos damos cuenta y nunca aparecen en las estadísticas modernas.

En otro relato, el Dr. Bradley Coley, nos habla de su paciente con un gran tumor cancerígeno en el cuello, después de cinco operaciones, sin éxito alguno. Un día el afectado sufrió una fiebre tan alta que al despertar del letargo, el tumor había desaparecido. La explicación del Doctor y futuros experimentos, se basaron en el hecho que la proliferación de bacterias, tal fue el caso del cuadro de su paciente, provocó la fiebre sanadora.

"¿Podría ser la infección la clave para estimular la remisión espontánea de forma más general? Análisis de la evidencia más reciente anima a explorar esta idea". (Robson)

Parece que no es el micro organismo quien actúa en contra del tumor, más bien, ese organismo provoca una reacción del sistema inmune que acaba con el tumor. Otros experimentos que siguen los lineamientos del anterior, postulan la utilización de dolencias más fuertes, tal es el caso del Dengue.

En el tema de la sanación espontánea, el Doctor Joe Dispenza, elaboró un estudio donde entrevistó a más de 70 personas que se sanaron de manera "milagrosa". El objetivo del estudio era determinar si había un patrón o si había semejanzas entre los que se recuperaron. El cerebro fue uno de los órganos que jugaría un papel indispensable en cada uno de ellos, Dispenza tituló su proyecto, "Cuatro pilares de la salud"; el Primero corresponde a que los sanados creen en una energía superior sanadora, o si no creían, por lo menos la invocaron. El Segundo pilar corresponde a aquellos que tenían la dolencia diagnosticada dejaron de culparse o culpar a otros. Con ello se reconocía que sólo el medio ambiente del cuerpo era el responsable del mal. Tercero, todos los dolientes dejaron atrás lo que no les ayudaba, televisión, entornos tóxicos, medio ambiente tóxico y demás. El cuarto aspecto sería la visualización de la ausencia de la dolencia.

La ciencia actual observa con mojigatería lo que se ha venido a llamar "…curaciones milagrosas", tal es el caso de métodos de visualización del cuerpo sano, donde el paciente sanó completamente frente a la mirada incrédula de los mercaderes de la quimioterapia.

Será que ¿el cuerpo humano puede sanar sólo el cáncer o los cánceres? Nos aterra este flagelo global y también nos aterra no hacer nada frente a una muerte anunciada. Estamos como el minotauro de Borges: entre más nos defendemos más nos hacemos daño. El laberinto planteado en una premisa de manipulación sólo se vuelve claro en el momento que decidimos sanarnos, reprender, en términos humanos, una agresión que se ha planteado como único camino, (la quimio) frente a un milagro: la sanación espontánea. Entonces nos planteamos lo que no habíamos pensado: hay otros pensamientos, otras escuelas de pensamiento.

La Naturopatía, la medicina natural ve en la visualización del cuerpo sano, en una dieta saludable, en un entorno sano, en un medio ambiente adecuado y demás el mejor camino para no enfermase y vivir en paz consigo mismo y su entorno.

*Maestro en Derecho Ambiental, Licenciado en Derecho y Licenciado en Naturopatía.

javierhgarces@gmail.com

Las fotos del día