Día Mundial de las Zoonosis
julio 11, 2021 | Margarita Navarro Rocha

*Veracruz alerta en la Cuenca del Papaloapan

Louis Pasteur aplicó en 1885 la primera vacuna antirrábica, en conmemoración con este evento histórico la Organización Mundial de la Salud (OMS) designó el 6 de julio como el Día Mundial de las Zoonosis, para recordar y sobre todo para promover acciones de prevención para combatir este tipo de enfermedades, definidas como aquellas enfermedades infecciosas transmisibles naturalmente desde animales vertebrados al ser humano.

En el mundo cada año se estima que se presentan cinco enfermedades nuevas, de éstas, tres son de origen zoonótico y también constituyen las afecciones de mayor riesgo en salud pública por su potencial epidémico, como lo vivimos hoy con el virus del SARS-CoV-2, que se presume brincó de algún modo del animal al humano, aunque sigue sin determinarse con certeza el verdadero origen.

Justo en medio de este contexto por el Día Mundial de las Zoonosis, apenas el 21 de junio de este año, tres semanas antes de esta fecha conmemorativa, se alertó en el estado de Veracruz sobre la probable presencia del virus de la Encefalitis Equina Venezolana (EEV), tras dar positivo un potro de la comunidad de "La Palmita" del municipio de Carlos A. Carrillo, en la región de la Cuenca del Papaloapan.

Además de ser una zoonosis que afecta tanto animales como humanos, la Encefalitis Venezolana es de reporte obligatorio porque puede emerger de forma epizoótica; es decir, similar a los brotes epidémicos pero en animales. Por este motivo, la Representación Estatal Fitozoosanitaria y de

Inocuidad Agropecuaria y Acuícola en Veracruz del Senasica (Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria) solicitó al Colegio Estatal de Médicos Veterinarios Zootecnistas en Veracruz se difunda entre la comunidad veterinaria para que se mantengan alertas ante cualquier caso sospechoso de Encefalitis Equina Venezolana.

Este virus produce cambios en el comportamiento (conductuales) y síntomas como incoordinación, ceguera, debilidad, postración, fiebre, andar del caballo en círculos, cabeza baja, fiebre, belfos (labios) caídos. Mientras que en el humano suele confundirse en gran medida con los síntomas del dengue, porque sus síntomas son temperatura de 39 a 40 grados centígrados, dolor frontal de cabeza intenso, malestar general, escalofríos, dolor de huesos, dolor muscular, náuseas, vómito, pérdida de peso, diarrea; en casos graves puede progresar a cuadros neurológicos de encefalitis con convulsiones, desorientación, letargo, alteración del estado de conciencia.

En el ciclo viral intervienen los mosquitos y los roedores, estos últimos no padecen ningún síntoma, por lo que es difícil saber a simple vista si son portadores del virus o no, y el mosquito al igual que con el dengue infecta al picar e inocular el virus a los caballos y a los humanos, que incubaran al virus en los primeros siete a 10 días. La incidencia en niñas y niños menores de edad es alta y en ocasiones deja secuelas neurológicas importantes.

Cabe aclarar que no se trata de un virus nuevo, se reconoce su circulación en Veracruz desde el año de 1963, la cepa identificada en México es de carácter endémico, que significa que se encuentra de forma permanente. A pesar de ello, son esporádicos los casos que se han registrado en la entidad veracruzana, gracias a la vacuna que existe para prevenir la enfermedad.

Como quiera que sea y aunque en el informe del Senasica reporta que no se logró aislar el virus, el hecho de que la prueba serológica sea positiva obliga a emitir la alerta pública, de esta forma quienes tienen caballos sin vacunar colaboren para que se las apliquen a tiempo y las personas que vivan en zonas con alta presencia de mosquitos, en especial en esta región donde hay monitoreo y que es cercana al municipio de Cosamaloapan, tomen todas las previsiones posibles para fumigar las áreas y portar sus repelentes de moscos, así como controlar las plagas de roedores si fuera este el caso.

Las fotos del día