De espías y gobiernos con saldos por pagar
julio 05, 2021 |

En un acto transmitido por Internet en vivo desde Berlín, fue presentado un trabajo colectivo mundial sobre el software que ha infectado los teléfonos de periodistas y defensores de derechos humanos de todo el mundo. El informe fue creado por "Forensic Arquitecture" (unidad académica de la Universidad de Londres que investiga abusos a derechos humanos), Amnistía Internacional y Citizen Lab. Se basa en un informe de 2017 que Citizen Lab hizo en México, en el que reveló que miembros del Centro Prodh fueron espiados con el software Pegasus por participar en las indagatorias de la infame desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, hace seis años. Pegasus se ha utilizado con certeza desde 2015 para espiar los teléfonos de activistas, periodistas y defensores de los derechos humanos.

Las ONG desarrollaron una herramienta cartográfica en línea para analizar las versiones contradictorias de las autoridades sobre estos hechos, y descubrieron en 2019 que sus miembros también eran espiados. El Ministerio de Defensa del gobierno de extrema derecha de Israel aún recibe licencias de exportación para vender este software de espionaje, pese a haber sido impugnado en tribunales israelíes e internacionales.

El proyecto Violencia Digital es una plataforma digital navegable en la que se pueden consultar todas las infecciones reportadas hasta la fecha por Pegasus. Además, cruza esta información con la violencia en el mundo físico (allanamientos, acoso, intimidación y asesinato) contra muchos de los objetivos de las intromisiones.

La cineasta Laura Poitras grabó un cortometraje en el que las víctimas de Pegasus en todo el mundo cuentan su historia (https://www.youtube.com/watch?v=qxnVqoFJmlc) y muestran los efectos psicológicos tras haber sido intervenidas sus comunicaciones, además de las intimidaciones y el acoso contra ellos, sus familias y colegas. La directora de cine señaló que buscó mostrar el daño causado por la experiencia de "sentirse cazado, de que tu familia sea violentada, tus amistades, tu comunidad".

Las investigaciones del video están narradas por Edward Snowden, presidente de la Fundación para la Libertad de Prensa, quien participó este sábado en el lanzamiento de la plataforma.

Snowden señaló que el público en general no entiende bien las implicaciones de que un teléfono celular o un dispositivo electrónico sea hackeado, ni entiende cómo todos estamos conectados con todos mediante Internet.

Si bien Internet es una herramienta que cierra las brechas entre personas que hablan idiomas distintos, con malwares como Pegasus se rompen estas posibilidades. Las herramientas de espionaje significan depredación del tejido social global, por lo que la plataforma de FA revela la historia más importante, que no se estaba contando.

Los datos que alimentan la plataforma Violencia Digital fueron obtenidos tras 15 meses de investigación y revisión de documentación disponible sobre Pegasus. La violencia digital se traduce en violencia física. Así es como el gobierno extremista de Israel pretende dominar al pueblo palestino con su poderío armamentístico, Pegasus es la traducción de este espíritu de dominación en el espacio digital.

El interés de FA por NSO Group comenzó en México, a raíz de su participación en las investigaciones del caso Ayotzinapa, cuando el Centro Prodh les avisó que el gobierno de Peña Nieto los espiaba. "¿Qué pasa cuando los investigadores están siendo investigados?", se preguntó entonces.

La ciber vigilancia está constantemente enredada con un amplio espectro de violaciones físicas: allanamientos, intimidación, asaltos, arrestos, demandas, campañas de difamación y asesinatos, como ocurrió con el periodista saudí Jamal Khashoggi, asesinado, y cuyos amigos y colegas también fueron atacados por Pegasus. El mal uso de la tecnología amenaza constantemente a todos. No solo por el hackeo y robo de información, sino de poner vidas de los espiados en riesgo permanente.

Las fotos del día