El enojo del cuarto poder es problema de nómina, no de ideología
julio 02, 2021 | José Lima Cobos

Algún día tenía que suceder o llegar, porque , nada es para siempre, así, el enojo del cuarto poder, representado por empresarios y dueños de los medios de comunicación o lectores de noticias que se empoderaron en radio y televisión y que se constituyeron una cauda de atracadores y saqueadores, que le hincaban el diente a la nómina gubernamental o ligados a la placenta que los nutría, es enorme y así va a seguir así , hasta que el gobierno de su brazo a torcer, porque como dicen en mi pueblo, no es lo mismo amarrar a que lo amarren, y más, cuando carecen de lo que presumían .

Las consecuencias están a la vista y tienen , ahora, que magnificar todos los errores que se vean o sientan, o bien, lo que se vea incómodo, por nimio que parezca , si ya no se dan las connivencias ominosas del pasado, en que se tenía una talega de billetes de veinte mil millones de pesos, en cuyos maletines se cargaban en las giras presidenciales, que servían , para ocultar la miseria, corrupción e impunidad, sin embargo, no es culpa del actual gobierno sino de las condiciones que exigían un cambio y que tendrían que provenir de más de treinta millones de votos y sepultar, por siempre y para siempre, el despilfarro de los recursos públicos.

La política de austeridad que hoy se predica y se aplica, está en la constitución general de la república que dice en su artículo 134 "los recursos económicos de que dispongan la Federación , las entidades federativas, los municipios y las demarcaciones territoriales de la ciudad de México, se administrarán con eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez para satisfacer los objetivos a los que estén destinados", de ahí que el imperativo tiene que orientarse a distribuir esa riqueza entre todos los mexicanos, sobre todos los más débiles, como son los ancianos, los niños, jóvenes, discapacitados, enfermos, es decir, equidad plena, que incluya salud, educación, en síntesis, bienestar general.

Pero, además, ese ordenamiento deja fuera a los chayoteros o a quienes estaban acostumbrados a vivir de los sobornos o halagos , cuando se afirma" la propaganda, bajo cualquier modalidad de comunicación social, que difundan como tales, los poderes públicos, los órganos autónomos, las dependencias y entidades de la administración pública y cualquier otro ente de los tres ordenes de gobierno, deberá tener carácter institucional y fines informativos, educativos o de orientación social .En ningún caso esta propaganda incluirá nombres, imágenes , voces o símbolos que impliquen promoción personalizada de cualquier servidor público".

Si esta disposición constitucional zahiere los fondos económicos de quienes son mercaderes de la información y agreden, mediante publicidad engañosa, difamatoria, calumniosa , magnificando hechos o perturban a la sociedad, mal haría, quien hoy está en el gobierno, que viva en el silencio sepulcral y no se responda con energía a esas engañifas y se pretexte, como agresión a la libertad de expresión o que se les amedrente, si existe el derecho de réplica,- artículo 6 constitucional cuando, en su artículo 7º se expresa " Es inviolable la libertad de difundir opiniones, información e ideas , a través de cualquier medio. No se puede restringir ese derecho por vías o medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales o particulares, de papel periódicos, de frecuencias radioeléctricas o de enseres y aparatos usados en la difusión de información de información o por cualquier otros medios y tecnologías de la información y comunicación encaminados a impedir la transmisión y circulación de ideas y opiniones . Ninguna ley ni autoridad puede establecer la previa censura , ni coartar la libertad de difusión " Si esos artículos son intocables, la responsabilidad es de quien la ejerce, sin chantajes de ningún género.

Ahora bien, lo que existe en este gobierno, es libertad plena , discusión circular, de manera que se sepa todo y que nada se esconda, porque cuando el presidente habla del saqueo y los atracos contra la nación es , porque está cierto, que muchas manos se metían en el cajón de la tesorería y la lista, que ya es pública , molesta, pues el bandido que pierde la respetabilidad , sobre todo, la credibilidad, su cara dura es lo único que le queda.

Hay que consultar, a quienes de manera clara han sido señalados como beneficiarios y cómplices de la corrupción e impunidad , si tienen autoridad moral y dignidad para de declarar la procedencia ilícita de los bienes que poseen, o bien que expliquen, sin rubor, su origen, para que la sociedad los califique.

limacobos@hotmail.com

Twitter@limacobos1

Las fotos del día