Educación, más escasa que el oro
junio 21, 2021 | Juan Carlos Ortiz Romero

Por amor al arte

Timorato buscaba esa camisa que el pensaba lo hacia ver especial.

Después de tirar todo a su paso en su casa, por fin la encontró, una camisa polo con un color rojo que por los años de lavado parecía rosa, y aun con dos hoyos en la manga, todavía pasarían desapercibidos, pero lo hacia ver genial -según él-, por lo que presuroso se la puso.

Tomó su portafolio (Obsequio de graduación por parte de su abuelita), se puso sus tenis y se dispuso a ir a la entrevista de trabajo.

Mientras se miraba en la ventana del autobús pensaba para sus adentros, que ir despeinado era la mejor decisión, ya que a sus 48 años lo hacia ver muy jovial.

Llegando dos horas tarde como siempre, se topa con Clarisa en el ascensor, donde Timorato de forma grosera no le permite subir a Clarisa, según por riesgo a la pandemia.

Pisos arriba, observa el descuido de unos candidatos al empleo y se mete entre la fila, todos se dan cuenta y tras reclamos es colocado en el último lugar por Pamela, quien le dijo que no era necesario hacer eso, todos serían atendidos por la Jefa de recursos humanos.

Después de la espera, donde ya todos habían pasado, le tocaba el turno a él, se limpio el sudor con su camiseta especial y después que Pamela lo conduce a la oficina de la Jefa, se percata Timorato que quien precisamente lo entrevistaría sería Clarisa.

Ella lo recordó del ascensor y a pesar de que el incidente de la fila se lo informó Pamela, Clarisa sin distinción y con respeto lo invito a sentarse para iniciar la entrevista.

Timorato recordó que un tipo de su colonia le dijo: "…Para perder el miedo escénico imaginara que la gente estaba desnuda…", pero al querer ponerlo en práctica, lo único que ocasionó es incomodar con su mirada a la jefa de recursos humanos.

Clarisa le pregunta a Timorato: ¿Porqué considera usted ser apto para el puesto de Gerente General de la compañía?

Timorato con ausencia de sencillez exclamó mientras regaba saliva en el escritorio de la oficina: Soy guapo, jovial, mis amistades dicen que soy bueno en las conversaciones y dar consejos.

Clarisa lo miro y sin dejar escapar una carcajada, disimuló una sonrisa amable y le pidió sus documentos, a lo que Timorato moviendo su portafolio, le dijo que no llevaba ninguno. Cambió el rostro de Clarisa y le pregunto el porque no llevaba papeles.

Timorato, sacó el pedazo arrugado del periódico, y le mostró donde claramente decía: "Inútil llegar sin estos requisitos."

Ya en el camión de regreso a su casa, Timorato consideraba que el empleo de gerente general ya era casi suyo, ya que bajo su percepción la jefa de recursos humanos se le había insinuado, ya que pronto lo llamaría.

P. D. La educación no es una cuestión de escolaridad, es la conformación ideológica en principios morales, sociales y hasta éticos que formen el sentido común de cada persona, donde impere el respeto, la empatía, la congruencia de lo que se dice, piensa y hace; el don de gente, la búsqueda de la igualdad mediante la aplicación de la equidad. Pero principalmente considerar que todas las personas deben ser consideradas fines y no medios.

La Educación es enseñada en casa, no en las aulas, no se trasmite por las palabras, sino con el ejemplo, los hijos son nuestros reflejos en la sociedad.

Hagamos juntos una verdadera transformación.

http://librosjcor.wordpress.com

https://observatorionacionalmex.com

Voz en off (Facebook)

Ratio Digital (Facebook)

lic_jcor@hotmail.com

Las fotos del día