The Economist: Lamentable
mayo 31, 2021 | Juan Carlos Ortiz Romero

Por amor al arte

Seamos partidarios o no del Presidente de la República, creo que como patriotas no deberíamos permitir una opinión tan lamentable de un medio de información inglés.

Esta publicación semanal inglesa tiene sus orígenes un 2 de septiembre del año 1843 bajo la dirección de James Wilson, y consideraríamos que experiencia, ética y sentido común debería tener.

Como contexto debemos señalar que esta revista en su portada del 29 de mayo de este año expone de una forma por demás irreverente al Presidente de nuestro País Andrés Manuel López Obrador como falso mesías. Expone que el presidente pone en peligro la democracia ya que divide al país y no respeta las reglas electorales.

Pero esta exposición quizás se le deba permitir a nosotros los Mexicanos opinar al respecto, pero no a un medio de comunicación extranjero que insulta no solo al hombre, sino a la institución que representa.

Desde Fox, los mexicanos comenzamos más a parodiar a nuestros gobernantes; pero que un medio internacional establezca en su portada que un mandatario es un falso mesías; no solo la afrenta es al presidente, sino a todos los mexicanos, ya que no lo vemos de esa manera.

Acaso piensa quien diseñó la nota que estamos en el oscurantismo, que no somos un país que en democracia se votó por un mandatario, acaso se piensa que todos acá en Mexico nos llamamos Mariá y Juan; o que todos usamos sombreros.

Creo que el segundo punto a reflexionar es también sobre la importancia de la diplomacia, una cosa es la libertad de expresión y otra que no se mida las consecuencias políticas internas e internacionales que puede implicar que un medio emita una opinión afectando la relación entre México e Inglaterra.

En el oficio político se debe establecer el respeto institucional, la fiabilidad de los datos, las consecuencias de lo dicho, pero principalmente el respeto a una Nación.

Ante la contestación del Presidente y del canciller Marcelo Ebrard, deberíamos contemplar el tercer punto. The Economist es solo una revista, la cual no debería competir y considerarla tan relevante; es claro que por su difusión y alcance debería considerar con toda seriedad sus publicaciones, pero no merece ser un grado de rival para el presidente de México.

Vuelvo a repetir, no importa si usted es o no partidario del presidente; pero si importa que los medios seamos objetivos, coherentes y veraces. Para todo lo demás existe las tarjetas de crédito y los intereses ocultos.

Hagamos juntos una verdadera transformación.

Http://librosjcor.wordpress.com

Https://observatorionacionalmex.com

Voz en off (Facebook)

Ratio Digital (Facebook)

lic_jcor@hotmail.com

Las fotos del día