Un baobab en Xalapa (Se busca "paisajista")
mayo 11, 2021 | Juan José Barrientos

Hace unas semanas "descubrí" frente a la entrada del Parque Colón un espécimen de baobab que no sé cómo vino a dar a estas tierras ni a qué especie pertenece, pues hay ocho -- seis de Madagascar, una de África y otra de Australia.

Este es el único ejemplar que conozco, pues solo había visto fotos e ilustraciones – en El principito se menciona un baobab.

Yo estaba haciendo cola para que me aplicaran la vacuna contra el covid19 y de repente me di cuenta de que antes mis ojos había un baobab.

Habría que ponerle un letrero como el que luce una haya gigantesca (Platanus mexicanus) que se encuentra en el Jardín Botánico Clavijero, aclarando la especie y, de ser posible, quién y cuándo lo sembró.

¿Qué pasó con la Junta de mejoramiento moral, cívico y material?

Según recuerdo era la que ponía placas en las casas donde nacieron o vivieron algunos personajes ilustres.

En cuanto al origen de este arbolito, me informa el arqueólogo Mario Navarrete, que muchas plantas y árboles se introdujeron al país por iniciativa del Ing. Miguel Ángel de Quevedo, fundador en la capital del país de los famosos "Viveros de Coyoacán" y que, aquí en Veracruz, quien continuó su labor varios años más tarde, fue el Ing. Celerino Escalante. 

Mario, por cierto, es hijo de Francisco Navarrete, quien, como presidente municipal, construyó el Parque Deportivo Colon, y es uno de esos jalapeños de buena crianza, de los que ya quedan pocos, por desgracia.

El caso es que hay varias plantas y árboles en Xalapa que requieren un letrero.

A un lado del viaducto de Xalitic se puede ver lo que creo es un árbol del cepillo (Callistemon citrinus), originario de Australia; yo he visto algunos en casas, pues los escobillones o "limpiatubos" rojos le dan un aire navideño, pero el de Xalitic es un coloso como del tamaño de una ceiba, pero de color canela.

Mario Navarrete me dice que en el Museo de Antropología, en el periodo de Acosta Lagunes se plantaron algunos maples canadienses, y en esos años creo que se deben haber sembrado también los laureles rosa, unos arbustos que ahora están floreando en el camellón del boulevard Murillo Vidal y que se consideran emblemáticos de Niza, de acuerdo con Catherine, mi mujer.

Solo hay unos cuantos, sobre todo entre el parque de Octavio Béjar y el Viaducto del Circuito Presidentes, entremezclados con otros arbustos, pues no hubo un diseño.

Hace décadas estuvo en Xalapa y enseñó en Arquitectura un arquitecto Lockman que diseñó los parques de San Francisco, pero al parecer no dejó discípulos aqui ; él vino únicamente porque su esposa, que era chelista, consiguió empleo en la sinfónica.

Yo los visité en California, en 1969, cuando estuve un mes en Berkeley, porque la profesora Mary Christen me dio su teléfono.

En fin, hace mucha falta un "paisajista", que remodele los camellones y arriates de las avenidas jalapeñas y los parques, pues se sembró a lo loco.

El baobab, por cierto, se encuentra en un arriate inapropiado, y seguramente habrá que derribarlo en el futuro.

Las fotos del día