Por pandemia, aumenta la violencia intrafamiliar
abril 07, 2021 | Fernando Inés Carmona

Orizaba, Ver.- El aumento incontrolable de la violencia intrafamiliar es la otra cara que deja la pandemia de covid-19 en mujeres y niños especialmente. Hay casos en los que con una sola mirada los padres amenazan y prohíben a sus hijos denunciar los maltratos a los que pudieran ser sometidos. Se calcula que 30 de cada 100 mujeres y niños transitan el confinamiento en estas condiciones, según datos de Alejandra Alicia Padilla Garza, directora general de la asociación "Rizpah, Nunca más sola", que atiende estos casos.

En lo que va de la pandemia, explica, se han enfrentado problemas como el cierre de espacios para atender a personas violentadas, "esto ha sucedido desde hace un año para acá, los albergues se cerraron, nosotros estábamos unidos con una iglesia evangélica, pero cerró y por lo tanto el albergue que teníamos también. Por ello hemos dejado de canalizar a las mujeres a un lugar en específico, pero aun así se la está dando el acompañamiento y el seguimiento, debido a que la violencia se acrecentó mucho, pero ahora más en los niños, entonces la finalidad es ahora atender a los niños para sacarlos un poquito de su entorno, apoyarlos y, bueno, también a las madres de familia".

Por la pandemia, agrega, "se vive violencia emocional y física. Mamá está alterada, papá está alterado, se desquitan con los niños que ahorita están en un entorno encerrados nada más, es muy emocional y se llega al momento que de tanto aguantar, después vienen los malos pensamientos, es inevitable que los niños digan o piensen «papá o mamá no me quiere, mejor me voy». Hemos visto una ola de desapariciones o de pérdida de niños que ha sido muchas, y normalmente se van con otra familia o se van con otro niño, porque no aguantan estar en su casa".

Ahora, el problema se complica por la lentitud con la que se siguen los procesos burocráticos para presentar y darle curso a las denuncias respectivas, "todo eso sigue lento, todo es vía telefónica, el acompañamiento a las instituciones de fiscalías y demás sigue restringido, es con lo que estamos lidiando porque no nos dan un seguimiento, pero también las mujeres que han sufrido violencia residen en que se levanta un acta, se hace todo procedimiento, pero vuelven con el agresor. Pareciera que a la Fiscalía ya les da flojera atender este tipo de situaciones, es algo que es bien difícil de lidiar con ellas".

Actualmente este problema "se ha incrementado y de 10 mujeres que lo sufrían pues ahora es como 20 o 30 mujeres de cada 100, eso es mucho, pero desafortunadamente hay apegos económicos, el miedo a quedarse sin lo poquito o lo mucho. Ahorita no se han dado cuenta que es muy poquito, ellas pueden hacer más, estando afuera que estando adentro, entonces nuestra intención es eso, que estén afuera y se den cuenta del valor y la capacidad que tienen ellas para generar y pueden hacerlo solas".

La situación de los menores de edad "es complicado porque depende de sus padres, hemos tenido situaciones en donde el menor presenta violencia física y están los papás y el niño no sabe ni qué decir más que me caí y sabemos que emocionalmente está afectado porque está temblando, te das cuenta que es por sus rasgos y señas, sí hay una situación ahí, pero la mirada del papá o la mamá, lo detiene. Así no podemos hacer nada, es un bloqueo la falta de reconocimiento si es mucha, ahorita tenemos un grupo de aproximadamente de 20 niños en la zona de El Espinal que estamos atendiendo con talleres.

Las fotos del día