Confinamiento contuvo contagios, pero obligó a los indígenas a trabajar fuera
abril 06, 2021 | Fernando Inés Carmona

Zongolica, Ver.- La pobreza es la otra pandemia que agravó la calidad de vida y de salud en los municipios de la sierra de Zongolica, pues por necesidad de ingresos para subsistir, los indígenas de la región se vieron forzados a salir a trabajar a otros estados, "de lo contrario nos morimos de hambre", manifestó Román Vázquez González, representante del Movimiento Indígena Liberal Plural y Autónomo de Zongolica (Milpaz).

"La pandemia ha hecho estragos en comunidades. Mucha gente se confió de las pocas medidas de salud que se instauraron y la irresponsabilidad de algunas autoridades por hacer eventos masivos y políticos que por una torta o un refresco costó la vida a algunos ciudadanos", señaló.

Consideró que la información que fluyó entre los ciudadanos ayudó a que la pandemia no se desbordara; no obstante, recalcó que la economía se ha visto afectada ya que no hay suficientes recursos para solventar una cuarentena de un año, que es lo que lleva la contingencia sanitaria.

Añadió que si bien el número de contagios ha sido significativo no se han desbordado debido a que los médicos locales han atendido a un buen número de pacientes, en algunos casos hasta 200 pacientes, algunos de los cuales a causa del avance de la enfermedad tuvieron que ser trasladados a Orizaba a hospitales del sector salud o privados.

Al respecto, Román Vázquez González planteó que la propagación del virus se disparó porque prevaleció más la necesidad de conseguir qué comer, "algunas comunidades cerraron el paso por instrucción municipal y eso ocasionó que las pocas tiendas de consumo no tuvieran cómo abastecer sus productos y (hubo) necesidad de salir a conseguirlas".

También fustigó que en medio de los contagios muchos piensan que el cubrebocas es la solución y todo mundo anda con él "cuando sabemos que hay otras formas con las cuales podemos evitarlo".

En este sentido, advirtió que la pandemia se puede agravar pues como los enfermos ven que ya comienzan a recuperarse, como ven que bajan los contagios, reanudan sus labores.

"La gente se dio cuenta que el hambre mata más y que los apoyos gubernamentales no (…) duran toda la vida. Hay que agregar que la gente que viene de comunidades de la sierra solo aplica esas medidas cuando vienen a Zongolica y son obligados, pero lo hacen por su misma necesidad aunque en sus lugares de origen andan sin protección y piensan que con el cubrebocas se soluciona todo".

La pobreza es la otra pandemia que dañó a los habitantes de la sierra. La mayoría de ellos tienen niveles muy bajos ingresos económicos; la mayoría depende de un salario o jornal que va desde los 80 hasta los 150 pesos diarios dependiendo la tarea".

Las fotos del día