Cáfila de atorrantes
abril 06, 2021 |

Pocas cosas muestran de modo tan crudo la descomposición integral de los actores políticos que avalaron el saqueo del país durante la violenta noche neoliberal como la alianza entre el PRI, el PAN y el PRD. Fueron las dirigencias de esos partidos políticos las que avalaron el saqueo sistemático del país por décadas. Los que avalaron la sangría traumática de la guerra de Calderón, el breve.

Ya en otras ocasiones este espacio editorial ha abordado el tema. Lo cierto es que nunca deja de sorprender la ruindad de tales personajes incapaces de entender que para competir más o menos razonablemente en los procesos electorales primero tienen que reinventarse a sí mismos y ser capaces de plantear, sin demagogias, un proyecto de país propio más allá de balbucear consignas contra el "autoritarismo mesiánico", como le han dado en llamar al régimen actual.

¿Qué proponen? ¿Contra qué luchan? ¿Contra el restablecimiento de un modelo de Estado que privilegie el bienestar de los están en condiciones desfavorables? ¿Se opone el PRD a que el Estado compense el terrible desgaste a los que fueron sometidos los trabajadores asalariados y los campesinos del país?

La alianza de marras podría ser analizada políticamente pero no vale la pena. El concepto analítico se reduce al mero sentido práctico de la vida. Solos no son nada. Balbucean etiquetas de autoritarismo y se desgañitan en coro con los insultos prosopopéyicos de Fernández de Cevallos. Patético corifeo de traidores que avalaron la corrupción a escala industrial del estado durante la pesadilla prianista.

Las fotos del día