Infamia
abril 04, 2021 |

Este fin de semana se informa que el Sistema para el Desarrollo Integral de las Familias (DIF) se encuentra rebasado por el flujo de niños migrantes. Las grandes masas en migración de los últimos años en el mundo son resultado de la irracionalidad suicida de la economía neoliberal que, dicho en términos decimonónicos, es capitalismo sin atenuantes, salvaje. La depredación de la especie humana y del planeta por la obsesión de obtener mayores tasas de ganancia.

El modelo fue implantado a nivel mundial a finales de los años 70 y su origen es parte de un proceso de reinvención del capital para obtener y maximizar las ganancias privadas; especialmente las de los grandes corporativos. No más de 50 corporaciones que dominan la economía mundial casi al margen de los gobiernos y con su obsequiosa colaboración. Desde 1982 México sufre y sangra por eso.

La implantación e imposición neoliberal se tradujo en México en el inmediato declive del Estado de bienestar, ese que proponía la regulación de la economía por parte del Estado: desregulación de las empresas y flexibilización del trabajo a favor del interés privado y a costa del interés público, lo que disparó los índices de pobreza y marginación. La hostilidad hacia el salario y la precarización del trabajo propició la migración masiva, ya sea hacia Europa occidental desde el norte de África y Medio Oriente, o hacia Estados Unidos desde México y Centroamérica. Más del 60 por ciento de los emigrantes lo hacen por razón económica.

Esto es el resultado de 40 años de no intervención del Estado en la economía; de disminución del gasto en infraestructura social: agua drenaje, seguridad pública; de reducción del gasto social en salud, educación y vivienda; de eliminación de subsidios; de reducción del gasto del sector público, de despidos y reducción de salarios y de venta de empresas paraestatales. Es una tragedia humanitaria global constante que es noticia solo cuando hace algún tipo de crisis, eventualmente. Tal como es el caso ahora, donde azorados vemos que los expulsados son niños y que éstos viajan solos.

La situación de los flujos migratorios y la precarización laboral en el mundo y México cambiará si y solo si hay un planteamiento de planeación regional y local para incentivar el crecimiento y desarrollo de los estados con mayor marginación de su población. Esto es responsabilidad de los Estados más desarrollados. Si los problemas del planeta tienen alguna solución, ésta pasa por redefinir al Estado como garante no solo de las libertades individuales, sino como garante de la justicia social, compensando las desviaciones y distorsiones del mercado.

De otra forma, de no hacerlo, la humanidad encarará varias crisis de extinción masivas, incluyendo a la especie humana.

Las fotos del día