La compasión como asunto de interés y políticas públicas
abril 03, 2021 |

Jueves y viernes santos no hubo conferencia mañanera del Presidente. Muy probablemente la razón obedeció a cuestiones religiosas, tanto de la gran mayoría ciudadana como las del propio Presidente que no oculta su religiosidad, aunque nunca ha precisado de qué versión del cristianismo no católico es su práctica. Pero en sus redes sociales publicó que la vida y obra de Jesús Cristo, por lo general, es reconocida por creyentes y no creyentes. Lo cual es cierto. Son muchos los no creyentes que independientemente de la certidumbre histórica de Jesús, reconocen y aceptan que el mensaje toral de compasión y amor son los necesarios en todos los tiempos, difíciles o no, de incertidumbres exacerbadas o de certidumbres sordas.

El Presidente hizo notar que las coincidencias siempre apuntan a la preferencia de Jesús por los pobres y por la paz. Y que por eso, no es extraño que un pintor comunista como David Alfaro Siqueiros haya hecho la obra conocida como Cristo de la paz. En el reverso, Siqueiros anotó esta frase: "Cristiano: ¿qué has hecho de Cristo en más de dos mil años de su doctrina?"

La frase de Siqueiros al reverso de la obra y el mensaje del Presidente apuntan más que a una religiosidad estructurada sobre la base del dogma y los argumentos de autoridad, a una espiritualidad construida sobre la interiorización del sufrimiento ajeno, antes que de la misericordia que con demasiada frecuencia se apersona como lástima. Más desde compartir lo que se tiene sinceramente hasta donde se puede, que de la dádiva y la limosna que se dan desde la superioridad o el poder.

Esa base de empatía es posible traducirla en políticas públicas. Es por eso que en esta inflexión mundial, emocional y económicamente depresiva, la empatía y la interiorización del malestar ajeno son tan importantes, porque no solo encuentran salida en la actitud personal individual, que no es poca cosa, sino en políticas públicas que, por lo pronto, compensen los 30 y tantos años de depredación neoliberal.

Las fotos del día