Reediciones reforzadas
abril 01, 2021 |

Se configura en México un nuevo espectro político: la alianza de la partidocracia, PRI, PAN y PRD. Esos que avalaron y prolongaron el pacto de impunidad por 12 años macabros. Ahora como alianza opositora, dado su absoluto desfondamiento en la elección federal pasada.

Hubo un tiempo en que el PRI no era un partido de tecnocracias neoliberales. Esa uniformidad se gestó a la llegada de Miguel de la Madrid como consecuencia de la nacionalización bancaria de José López Portillo. De ahí la debacle, al heredar éste el poder a Carlos Salinas de Gortari.

Antes, el PRI era fue partido corporativista que aglutinó las principales fuerzas sociales del país por medio de sus organizaciones, como la Central Nacional Campesina (gradualmente minimizada de la toma de decisiones verdaderas), la obrera CTM y la CNO, que aglutinaba al sector popular ya fuera por oficio o decir social.

Desde el salinato tal configuración fue drásticamente debilitada. Fue el acercamiento al neo priísmo empresarial y el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con el Estado Vaticano y la "normalización" de las infracciones decisorias con el clero. Fue la derechización del PRI, que terminó abrazado del PAN en una lógica neoliberal de clase que llevó al país a la casi inviabilidad en la que aún estamos y en plena recesión/mutación económica mundial.

En cualquier democracia es normal que se establezcan alianzas entre dos partidos de tendencia similar, lo que sucede es que ni el PRI ni el PRD ni el PAN tendrían nada en común, ni ideológica ni programáticamente, excepto el terreno común del saqueo y el miedo al restablecimiento del Estado de bienestar originalmente surgido de las luchas revolucionarias del siglo pasado.

Es la fecha en que los sectores no tecnócratas del PRI (dinosaurios, renovadores y sectores tradicionales) no han podido aglutinarse y responder como grupo a la realidad heredada por Salinas y Zedillo. Ayer, de nueva cuenta, los dirigentes nacionales PRIANRD oficializaron la alianza de cara a las elecciones de 2021, para postular candidatos comunes en el caso de las diputaciones federales. Ahora con nuevos aliados, Lorenzo Córdova y Ciro Murayama.

Las fotos del día