Apoya artista visual con los registros visuales in situ de fosas clandestinas
marzo 31, 2021 | Fernando Inés Carmona

Orizaba, Ver.- Jimena Noemí Ramos García es artista visual. Asegura que nunca pensó que su trabajo artístico visual ayudaría a visibilizar la búsqueda de víctimas por desaparición forzada, además de documentar, con sus dibujos y pinturas, el día a día de lo que sucede durante las búsquedas en fosas clandestinas que, en la zona de las altas montañas, son incontables.

Tampoco, admite, imaginó que la llevaría "a sentir ese mar de emociones que se desatan al estar en medio de los antropólogos forenses, elementos de la Guardia Nacional, de mujeres y hombres que buscan a sus hijos, parejas, familiares, amigos, desaparecidos, sin que nadie les dé un indicio que los lleve al lugar en donde están, en la mayoría de los casos, desde hace mucho tiempo".

Con su trabajo como artista plástica apoyó al Colectivo de Familias de Desaparecidos Orizaba-Córdoba a realizar un registro visual de lo que se hizo, paso a paso, durante los trabajos en las fosas clandestinas de la congregación de Campo Grande en el municipio de Ixtaczoquitlán, sobre todo porque por las mismas diligencias, a quienes participan y atestiguan, no les está permitido tomar fotografías.

Su labor requiere mucho temple y nervios de acero. Ella narra lo difícil y a la vez gratificante que es hacer esa labor de apoyo: "Yo apago mi cerebro, porque si empiezo a pensar, no dibujo, te vuelcas en pura emoción y se me hace raro que mi oficio de pintora pueda aportar en una situación y en un contexto como este".

Busca, relata, menguar el dolor de cientos de familias que por una causa u otra perdieron un amigo o familiar, víctima de desaparición forzada, "creo que cualquier ciudadano mexicano o no, o cualquier ser humano, persona que tenga emociones y sentimientos y la entereza para aportar algo a este tipo de grupos, que es más emocional que otra cosa, deberíamos hacerlo".

Su aportación con esta agrupación no es nueva pues ella participó en la producción del documental, Siempre en presente que se trabajó con la casa productora "La Línea", en el que un grupo de madres narran sus casos, el cambio en la vida de sus familias por la desaparición de un familiar, impedidos de justicia.

Su técnica de trabajo es pragmático y para calentar su mano empieza con algunos dibujos, y hace un registro in situ, es decir, en el lugar y el momento en que se desarrollan las búsquedas, "aquí estamos esperando a que lleguen por nosotros. Vamos tres camionetas, va la Guardia Nacional, mucha gente, por aquí se estacionan los carros y aquí hay otros espacios donde ha habido fosas".

"Las mamás están observando el trabajo de la Policía y de los antropólogos forenses y dentro del proceso se suceden cosas, apareció el 9 de marzo una víbora coralillo que en otras ocasiones ha aparecido en otras fosas, en los arenales y otras fosas".

En sus dibujos se puede ver a integrantes de la Comisión Estatal de búsqueda, los antropólogos forenses, las cintas amarillas que dicen peligro, las carpas donde están las mamás y las personas que las acompañan, es todo un proceso catártico muy fuerte, porque, dice ella misma, es "buscar a personas en cachitos".

Las fotos del día