Expresiones sociales no acaban porque un gobierno sea progresista: Martín Aguilar
marzo 03, 2021 | Norma Trujillo Báez

Las expresiones sociales, las protestas, los movimientos sociales no terminan por el ascenso de un gobierno progresista, hay demandas estructurales de largo aliento que tienen que irse resolviendo en un proceso amplio de entendimiento y negociación, y con la pandemia, el gobierno estatal tiene grandes desafíos, entre ellos construir una política económica o una política social en un contexto difícil y tiene el propio desafío de la pandemia que implica la atención de la salud, sostuvo, Martín Aguilar Sánchez, quien recién obtuvo el Premio al Decano 2020 que otorga la Universidad Veracruzana (UV).

En entrevista, el integrante del Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales (IIH-S) de la UV comentó que tiene luego las preguntas son que si un gobierno es bueno, entonces no tendría que haber movimientos sociales y si un gobierno es de una visión más cerrada hay una contención y entonces los movimientos sociales tienen que confrontarse. Pero los movimientos sociales, las expresiones de protesta estarán presentes en el espacio público y permanentemente demandando respuestas y negociando con la estructura política que esté en su momento.

El Decano 2020 de la UV, con más de 30 años en la Universidad Veracruzano, dijo que el trabajo académico que valoraron para hacerse acreedor del premio fue el conjunto de las historias académicas con los sectores subalternos con el país, la historia de las organizaciones sociales en el país y en Veracruz, el análisis político y el análisis social a nivel local y federal, la interpretación de los momentos de vinculación entre lo político y lo social que es muy importante. También el trabajo sobre cómo las organizaciones sociales en distintas coyunturas políticas influyen en los cambios políticos de los sistemas estatales, como en el estado de Veracruz, Zacatecas y Tabasco.

Además, Aguilar Sánchez comentó que se valoró la atención y la vinculación con los estudiantes, a nivel licenciatura, a nivel de los posgrados, que ha sido fundamental para enriquecer el análisis, sí no hubiese esa interlocución mi trabajo y trayectoria académica estuviera limitada.

La pandemia, expuso que las protestas, con los colectivos, un primer impacto, en términos parecía una parálisis en las expresiones de los movimientos y las protestas, pero esa parálisis duró muy poco, en el mes de junio ya estaban casi todos los colectivos, las redes, protestando, pero además se incorporaron grupos afectados por la propia pandemia, en dos niveles, en el nivel de la crisis económica, nosotros empezamos a ver la protesta como los sectores de restauranteros o los mismos trabajadores de restaurantes, refirió el investigador universitario.

La primera fase fue difícil, complicada, y la segunda fase que es del mes de julio a la fecha es cuando los diferentes grupos y colectivos saben cómo moverse en el contexto de la pandemia. Empezaron a manejar procesos de cuidado de la salud personal, ser más precavidos en los colectivos y eso ayudó que la gente conociera más cómo moverse.

Empiezan a haber movilizaciones en algunos casos positivos de los productores de la región que vendían sus productos directamente. Tanto los colectivos de desaparecidos se han expresado a lo largo y ancho del país, entonces hay una adaptación de los distintos grupos sociales, las redes, los colectivos, para seguir expresándose de manera constante y permanente.

Porque –expone Martín Aguilar– que la pandemia ha agudizado los problemas sociales que ya teníamos y aunque que hay respuestas gubernamentales con la pandemia no han sido suficientes, por ejemplo con relación a la crisis económica la respuesta gubernamental no son suficientes aunque tuvieran deseos no es suficiente para resolver los grandes problemas económicos del país y del estado, la pandemia ha agudizado esos problemas, lo mismo en otros países, estamos viendo en Ecuador y en Estados Unidos.

Aún con los problemas económicos y sociales, las expresiones de los grupos y colectivos se han mantenido y lo que nos parece a analistas no deben de cerrarse los canales de negociación con todos los grupos sociales. El gobierno estatal tiene grandes desafíos, porque tiene los desafíos propios de construir una política económica en un contexto difícil o una política social en un contexto difícil y tiene el propio desafío de la pandemia que implica la atención de la salud.

Las fotos del día