Chalchiuhitlpazco; La Isla de Sacrificios y sus hechos históricos
marzo 01, 2021 | Miguel Salvador Rodríguez Azueta

De acuerdo a algunos investigadores veracruzanos, la llamada Isla de Sacrificios, en época prehispánica fue centro ceremonial de los totonacos y después de los mexicas, en donde se rendía culto a la diosa Chalchiuhtlicue: "La de las faldas de piedras preciosas", diosa de los lagos y corrientes de agua, patrona de las parturientas.

Esta Isla, de aproximadamente 450 metros de largo, es uno de los iconos de nuestra zona conurbada.

Fue descrita en 1518 por el soldado y cronista Bernal Díaz del Castillo, durante la expedición de Juan de Grijalva. Gracias a Díaz del Castillo hoy conocemos que en aquella época en la isla "Existían dos casas hechas de cal y canto, bien labradas, y en cada casa unas gradas, por donde se subían a unos como altares, y en aquellos altares tenían uso ídolos de malas figuras, que eras sus dioses. Y allí hallamos sacrificados de aquella noche cinco indios, y estaban abiertos por los pechos y cortados los brazos y los muslos, y las paredes de las casas llenas de sangre. De todo lo cual nos admiramos en gran manera, y pusimos nombre a esta isleta de Sacrificios, y así está en las cartas de marear".

Esta Isla fue utilizada como embarcadero por los españoles, cementerio y base de operaciones de Piratas como Laurens de Graaf en 1683, así como de franceses en 1838 y por los norteamericanos en 1847 y 1914.

En Agosto y Septiembre de 1823 la Isla de Sacrificios fue el objetivo de las tropas españolas de San Juan de Ulua y del recién gobierno formado en México, lo que ocasionó que se rompieran las pláticas de negociación entre las partes e iniciara el bombardeo a Veracruz el 25 de Septiembre de dicho año por parte de los españoles.

También se escenificaron duelos de caballeros veracruzanos, tal como señala J.L. Benítez en su libro "El lisiado trágico", el duelo más famoso fue el de Carlos Díaz Dufoo y Roberto Berea, siendo padrino del duelo Salvador Díaz Mirón.

Este lugar también sirvió como centro de aislamiento de los enfermos de peste en los años 20´s del siglo pasado, así como lugar de esparcimiento de las familias veracruzanas hasta el año 1982 en que fue cerrada al público.

La isla de sacrificios alberga una enorme riqueza histórica, que debe ser rescatada mediante un buen plan de investigación por parte de las autoridades del INAH, así como su flora y fauna, pues alberga a diversas especies, como tortugas, aves y plantas como guayabos y platanares.

Las fotos del día