Fundamental, considerar beneficios e impacto ambiental de la zafra en el agro veracruzano
febrero 28, 2021 | Héctor Quintanar

Entre los meses de marzo y abril se culmina la última etapa del corte de caña de azúcar, mejor conocida como la zafra, un proceso que se desarrolla en México desde hace más de 300 años y es una de las partes fundamentales de la economía en la entidad veracruzana.

En el estado, el ingenio de Mahuixtlán recibe millones de toneladas de caña de azúcar proveniente de cerca de seis municipios entre los meses de octubre y mayo, siendo la temporada más fuerte la correspondiente al bimestre de diciembre y enero, cuando el tallo de la fruta se encuentra en una madurez plena y por lo tanto se aprovecha mucho más.

La zafra no está exenta de contraluces, ya que representa también una gran contaminación y devastación ecológica por la quema que se produce al cortar miles de hectáreas. Asimismo, también es una gran amenaza para las fuentes hidrológicas que terminan prácticamente muertas por los desechos y residuos del proceso.

Actualmente, este proceso es una industria que otorga millones de empleos entre los cortadores, ingenieros y personal dedicado a las tareas, sin embargo, los métodos y técnicas deberían ser reconsideradas para el futuro, puesto que el impacto ambiental es mucho más negativo que los beneficios.

Las fotos del día