Coneval: provocó pandemia alza de 3.4% de población sin acceso a canasta básica
febrero 19, 2021 | Fernando Inés Carmona

Orizaba, Ver.- De acuerdo con el reporte del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) el incremento de la pobreza laboral en México es otra de las consecuencias del covid-19 en el país: "El ingreso laboral real mostró una disminución de 2.5% entre el cuarto trimestre de 2019 y el cuarto trimestre de 2020. Lo anterior aumentó la pobreza laboral que representa el porcentaje de la población con un ingreso laboral inferior al valor de la canasta alimentaria de 37.3% a 40.7% en este periodo".

Lo anterior son los resultados del análisis que este organismo realizó en el año 2019 y 2020, disponible en: https://www.coneval.org.mx/Medicion/Paginas/ITLPIS_resultados_a_nivel_nacional.aspx y entre los que destacan los factores que explican el incremento anual de la pobreza laboral se encuentran, se lee, "la disminución anual de 2.5% en el ingreso laboral real y el aumento de las líneas de pobreza extrema por ingresos, valor de la canasta alimentaria, 6.1% en zonas urbanas y 7.6% en zonas rurales, ambas variaciones mayores a la inflación anual de 3.5%".

Entre el cuarto trimestre de 2019 y el cuarto trimestre de 2020, se observan disminuciones en la población ocupada con acceso a los servicios de salud por prestación laboral, según sector económico, por ejemplo; en restaurantes y servicios de alojamiento se presenta una reducción anual del 22.9%, mientras que en servicios diversos de 9.9% y en el sector de construcción de 8.8%.

El aumento en el porcentaje de población que no puede adquirir la canasta alimentaria con su ingreso laboral entre el cuarto trimestre de 2019 y el cuarto trimestre de 2020 a nivel nacional fue de 3.4 puntos porcentuales, lo cual se vio reflejado en un incremento de la pobreza laboral en 24 de las 32 entidades federativas. Destacan Quintana Roo con un incremento de 14.7; Tabasco y Ciudad de México con 10.4; así como Baja California Sur con 9.1 puntos porcentuales, se señala.

En términos trimestrales se muestra una recuperación en el poder adquisitivo del ingreso laboral per cápita, al aumentar de mil 675.21 a mil 773.43 pesos reales entre el tercer y cuarto trimestre de 2020. Lo cual se traduce en una disminución del porcentaje de la población en pobreza laboral de 44.5% a 40.7% en este periodo. El aumento del ingreso laboral se da principalmente en el primer quintil de ingresos laborales, es decir, el 20.0% de la población con menores ingresos laborales per cápita pasó de $31.60 a $94.36 pesos reales entre el tercer y cuarto trimestre de 2020. Esto se tradujo en una disminución de la desigualdad del ingreso laboral, medido a partir del coeficiente de Gini, al pasar de 0.537 a 0.513 en el mismo periodo.

La brecha entre los ingresos laborales entre mujeres y hombres ocupados en el cuarto trimestre de 2020 es de $856.52, la cual es $162.17 mayor que la del tercer trimestre de 2020 y el ingreso en los ocupados indígenas y no indígenas en el cuarto trimestre de 2020 presenta una disminución de $140.33 con respecto a la observada en el tercer trimestre de 2020. Los resultados del índice de tendencia laboral de pobreza del cuarto trimestre de 2020 se complementan con un análisis de los grupos en condiciones de especial vulnerabilidad en el contexto de la contingencia sanitaria por la enfermedad covid-19.

El poder adquisitivo del ingreso laboral real per capita tuvo una disminución de 2.5% entre el cuarto trimestre de 2019 y el cuarto trimestre de 2020, al pasar de mil 819.55 pesos a mil 773.43 pesos. Asimismo, entre el tercer trimestre de 2020 y el cuarto trimestre de 2020, se observa un incremento de 5.9% en el ingreso laboral real per cápita. Esta recuperación en el ingreso se da ante la reapertura de diferentes comercios en ciertas regiones del país.

Además, que, durante el cuarto trimestre del 2020, se observó un aumento del Índice Nacional de Precios al Consumidor respecto al registrado en el mismo periodo del año anterior; la inflación promedio anual se ubicó en 3.5%, 0.4 puntos porcentuales inferior a la del tercer trimestre de 2020, 3.9%. En el cuarto trimestre de 2020 las líneas de pobreza extrema por ingresos (valor de la canasta alimentaria) aumentaron anualmente 6.1% en zonas urbanas y 7.6% en zonas rurales, ambas variaciones mayores a la inflación anual de 3.5% y a las observadas en el mismo periodo del año anterior.

Del tercer al cuarto trimestre de 2020, se observa que el valor de la Línea de Pobreza Extrema por Ingresos urbana presentó un aumento de 0.9%, mientras que para el ámbito rural fue de 1.1%. Este comportamiento en los valores de las líneas de pobreza, así como el incremento del ingreso laboral contribuye a la mejora en el poder adquisitivo de los hogares en el último trimestre de 2020.

El porcentaje de la población con un ingreso laboral inferior al costo de la canasta alimentaria aumentó al pasar de 37.3% en el cuarto trimestre de 2019 a 40.7% en el cuarto trimestre de 2020.

El impacto generalizado de la emergencia sanitaria y las medidas adoptadas para mitigar la contingencia, como la suspensión de las actividades, ocasionaron una contracción en la economía, lo que se puede observar en el Indicador Global de la Actividad Económica, mismo que durante el segundo y tercer trimestre de 2020, mostró con cifras desestacionalizadas una variación anual de -18.5% y -8.1%, respectivamente. La variación anual en octubre y noviembre mostró una recuperación gradual, ya que las disminuciones fueron de 4.8% y 3.5%, respectivamente.

Las fotos del día