Unidad y organización ciudadana para construir democracia
febrero 10, 2021 | Esteban Ramírez Zepeta

La Dra. Teresa González Luna Corvera, investigadora en el Instituto de Investigaciones en Innovación y Gobernanza de la Universidad de Guadalajara, fue Consejera Electoral y Presidenta de la Comisión de Capacitación Electoral y Educación Cívica del Instituto Federal Electoral, escribió en su investigación "Democracia y formación ciudadana" apoyándose en el maestro Fernando Savater que los demócratas no surgen de las piedras naturalmente, como las flores silvestres; hay que cultivarlos, regarlos. Los griegos tenían claro que la paideia, (el proceso de crianza de los niños, entendida como la transmisión de valores como saber ser y saberes técnicos, como saber hacer, inherentes a la sociedad).

Era una parte imprescindible de la democracia; que precisamente, la democracia es, ante todo, una máquina de crear demócratas, si no está perdida. Para crear esos demócratas hay que formarlos, dar unos principios elementales, hay que aprender a discutir y discutir mientras se enseñan los principios. La formación ciudadana tiene la gran tarea de promover los valores de la autonomía personal, la cooperación social y la participación, dotando a los ciudadanos y futuros ciudadanos de las competencias cívicas y capacidades necesarias para el ejercicio pleno de sus derechos.

El reto es despertar en la ciudadanía el interés o la vocación de participar en la vida pública. Desde la convicción de que la formación de los ciudadanos capaces de asumir un papel activo en la sociedad acompaña necesariamente las transformaciones democráticas, el desempeño de las instituciones y la renovación de la cultura política de las sociedades, es posible imaginar y pensar en la capacidad transformadora de la educación y sus potencialidades democratizadoras para el país. Una de las características de la democracia es que siempre busca un futuro mejor y contiene, en sí misma, las palancas para su perfeccionamiento y profundización. De ahí que es sensato apostar por la capacidad transformadora de la educación y sus potencialidades democratizadoras para el país, toda vez que en la formación ciudadana reside, en medida significativa, la posibilidad de contar con ciudadanos que aporten al desarrollo de la democracia y la hagan funcionar, capaces de intervenir e influir efectivamente en ella y con un interés sostenido por la vida pública en el curso del tiempo, y a la vez dispuestos a formular y gestionar sus demandas por los cauces institucionales y resolver los conflictos en el marco del Estado de derecho".

Esta lectura me lleva a reafirmar mi propuesta de que debemos prepararnos para paticipar en política, por ello creo en la capacitación como camino de los cambios, a través del diálogo, discusión y debate.

Creo en una gran tarea de formar ciudadanas libres, defensoras de causas de la mujer como la paz, el crecimiento profesional, la igualdad de oportunidades y la completa erradicación de la violencia en contra de niñas, adolescentes, jóvenes y mujeres. Creo en la formación de ciudadanos comprometidos con la verdad y el respeto a los derechos y libertades. Varones de bien que sirvan con respeto e igualdad al lado de las mujeres.

El estado de Veracruz es dinámico, lleno de grandes contrastes, retos y oportunidades, su población es política por naturaleza, por sus condiciones geográficas, demostrando en la historia con hechos que defendió la libertad, soberanía y la justicia con gran heroísmo. El valor de nuestra gente es enorme porque siempre está dispuesta a enfrentar las adversidades con valor y heroísmo.

Hoy no es la excepción, ante el reto de vivir una nueva realidad y sobrevivir en medio de una pandemia que debemos enfrentar con valor, sin miedo, solidaridad, dispuestos para apoyarnos entre nosotros mismos como una comunidad madura.

Un gran ejemplo de heroísmo son el personal médico de Veracruz, debemos honrarles y apoyarles porque defienden la vida en la primera línea de batalla, las doctoras y doctores, enfermeras y enfermeros, así como todo el personal de limpieza y administrativo del sector salud, se merecen un homenaje cívico del pueblo de Veracruz.

Debemos cuidarnos más  para evitar ser hospitalizados, así los apoyamos, cumpliendo las reglas básicas de protección. Esto exige una profunda formación cívica, enseñando a las nuevas generaciones a protegerse y proteger a su familia en esta adversidad.

En el artículo 34 de la Constitución Política establece que se adquiere la ciudadanía a los 18 años de edad y con una forma honesta de vivir y en  los artículos 35 y 36 se fundamentan los derechos y obligaciones ciudadanas.

En el artículo 3º se consagra la base de la educación, estableciendo el marco normativo para que la educación cívica se dedique a la formación de ciudadanía, de individuos, hombres y mujeres, conscientes y practicantes de sus derechos y obligaciones.

En consecuencia todas y todos los mexicanos estamos destinados a ser ciudadanía. Ante ello somos corresponsables de la vida pública que nos corresponde vivir en comunidad.

La formación ciudadana es fundamental para fomentar la participación en la búsqueda de soluciones a las demandas sociales. Sirve para fomentar valores y mantener viva la historia, dándonos identidad. Es importante saber de dónde venimos, dónde estamos y hacia dónde vamos como sociedad.

Es tiempo de considerar que la formación ciudadana impulsa la participación democrática por lo que debemos promoverla y organizarla al interior de los partidos políticos.

En el partido político de Morena en Veracruz, debemos construir la democracia de los 212 municipios de la entidad, comenzando por la formación cívica y capacitación política.

Nuestro proyecto en Morena Veracruz, está definido hacia la unidad porque solo así  lograremos avances importantes en la atención de las demandas del pueblo veracruzano, es necesario mantener la unidad entre la base militante, no podemos permitir el divisionismo porque eso nos llevará al fracaso.

Debe quedar claro que las personas que buscan posiciones al interior de un instituto político, saben que el compromiso es velar por el bienestar de la comunidad, por la unión y el crecimiento.

Si hubiera diferencias o severas discrepancias, el camino es el diálogo, la discusión y el debate para llegar a los acuerdos y cumplirlos. Nunca la exclusión o el abandono de las causas.

Pero si a la primera manifestación de diferencias, la respuesta es la división o la salida del partido,  entonces no hay raíces fuertes en las convicciones ideológicas, en los principios sociales de servir a la comunidad como institución,  sólo muestran intereses personales o de grupo que llevan a la nada.

Si en una competencia por un cargo, llegara haber quien obtenga el favor de la mayoría, el resto del grupo debe sumarse dialogando, acordando y trabajando. Por su parte debe existir la capacidad de sumar, sin rencores ni revanchas, sólo sumar porque todas y todos valemos igual.

Por eso es importante la formación cívica, porque siembra en la memoria y emoción el sentido de que "la patria es primero", que las diferencias políticas nunca deben convertirse en diferencias personales.

Por ello, desde este espacio refrendo con respeto a nombre de la militancia que me acompaña en cada recorrido por el estado más hermoso de México, mi casa, mi Veracruz; mi cordial invitación a sumarnos por el bien del partido y del pueblo. Esa es la prioridad.

La militancia de Morena tenemos enemigos en común, como la corrupción y la insistente determinación de regresar al poder por parte de los emisarios del pasado con el PRI, PAN y PRD.

Es tiempo de asumir nuestro deber ciudadano, capacitándonos política y estratégicamente a fin de tomar mejores decisiones. Es decir, sumarnos en el trabajo por la comunidad.

Hacer de la capacitación el mejor camino de la madurez política, que junto con la experiencia de muchas personas, nos permitirá ser más eficaces y eficientes en el servicio público.

Estamos comprometidos con la Cuarta Transformación y la ideología y ejemplo del presidente Andrés Manuel López Obrador, asimismo expresamos nuestra solidaridad y alianza con la dirigencia nacional de Morena, considerando que con este gran partido cumpliremos paso a paso el compromiso de cambiar a México con legitimidad y legalidad.

Aquí no debe haber confusiones, es tiempo de sembrar en la militancia joven, la enseñanza de que haremos un partido que perdure y gane más confianza con hechos, que nos preparamos para servir mejor, convencidos de la honestidad y honradez de nuestras propuestas políticas. 

Vamos como militancia con unidad y organización, a través de la formación ciudadana y la capacitación política.

Recuerdo una historia de la cultura china contada por mi padre, data desde hace siglos como una costumbre en sus comunidades rurales, que cuando dos personas discuten en público, el resto de la población observa con detenimiento para ver quien golpea primero y se violenta más, y así se sabrá quien no tiene la razón.

Trabajemos por la unidad y organización con diálogo para garantizar la formación.

Las fotos del día