Mi casa es Veracruz
febrero 03, 2021 | Esteban Ramírez Zepeta

Escribe el gran investigador mexicano y primer presidente del Instituto Federal Electoral, José Woldenberg en su ensayo "Principios y valores de la democracia" que  "La democracia moderna, como se ha visto, es ante todo un método, un conjunto de procedimientos para formar gobiernos y para autorizar determinadas políticas. Pero este método presupone un conjunto de valores éticos y políticos que lo hacen deseable y justificable frente a sus alternativas históricas.

Tres son los valores básicos de la democracia moderna y de su principio constitutivo (la soberanía popular): la libertad, la igualdad y la fraternidad.

… ¿Qué significa ser libre en el contexto de nuestras sociedades complejas? Existen al menos dos sentidos decisivos de libertad: el primero remite a la posibilidad de actuar sin interferencias ni amenazas. En este sentido, por libertad se entiende que cada individuo goza del derecho a realizar determinadas actividades sin que nadie –ni el gobierno, ni organización social alguna, ni algún otro individuo– se lo impida. Por ejemplo, todo ciudadano es libre de asistir a la iglesia de su preferencia, de trabajar en tal o cual empleo, de formar una familia, de votar por un partido, etc. Su libertad así entendida puede verse como la posibilidad de elegir entre diversas alternativas sin verse sujeto a sanciones, amenazas o impedimentos; es, por ende, una libertad frente a los demás y frente a las instituciones sociales y políticas. Naturalmente, no se trata ni puede tratarse de una libertad absoluta o ilimitada. La libertad de cada ciudadano se ve limitada, por un lado, por la necesidad –ésta sí absoluta– de no afectar la libertad de los demás: nadie puede ser libre de someter o restringir la libertad de los otros…"

Vivimos la plenitud de la democracia en el estado de Veracruz, somos testigos de la voluntad popular para pelear en contra de quienes han sido los verdaderos enemigos de la democracia, lastimando derechos y libertades ciudadanas.

Partidos políticos que han gobernado utilizando el dinero del pueblo para sacar el mayor provecho, inclusive de manera vergonzosa han ofendido la inteligencia y dignidad de Veracruz. Ahora se unen para querer regresar a posiciones gubernamentales y de representación popular, sin importarles perder los escrúpulos, a través de una alianza entre quienes antes se veían como enemigos irreconciliables.

Orgulloso estoy de decir: ¡Mi casa es Veracruz!  Por ello es mi deber cuidarlo y cumplir con mis obligaciones ciudadanas, con absoluta libertad he decidido formar parte de un grupo de personas que se entregan todos los días a la honrosa tarea de trabajar por la comunidad. Unidos hemos participado de forma directa en los cambios verdaderos que vivimos actualmente, los que han beneficiado a nuestra entidad. Esto es el logro de muchas personas que trabajamos en equipo, de forma organizada y con unidad.

Nuestra libertad es y será lo más importante que defenderemos, con palabras y acciones, porque tenemos el derecho de decidir que camino seguir en la vida y sobre todo, por lo que debemos y queremos luchar a diario.

Decidimos estar en el Partido Morena porque creemos en sus ideales, congruentes con los hechos, en la perseverancia de su gente para erradicar la corrupción.

Creemos en Morena porque  trabaja todos los días para consolidar la Cuarta Transformación, considerándola un proceso histórico que ha cambiado el rumbo del país y de Veracruz.

Creemos libremente en la lucha cotidiana de miles de mujeres y hombres que salen de su casa todos los días para buscar el alimento de su familia honradamente y en especial creemos en las personas que en medio de la pandemia se arriesgan para salvar vidas como personal médico y de salud. 

Creemos en la libertad de aspirar a oportunidades para servir, más nunca a la acumulación de cargos como símbolo de poder, sabemos que el poder debe servir y no ser un camino de corrupción.

Muchas veracruzanas y veracruzanos tenemos una visión comprometida con la búsqueda de soluciones a los problemas de Veracruz, actuando mediante el diálogo y consenso, para hacer de las coincidencias una gran fuerza y de las diferencias, grandes oportunidades.

Nuestra libertad de decidir cómo participar en la vida pública a través de un partido político como Morena, nos hace respetuosos de la militancia de muchas personas que quieren lo mismo que nosotros.

Somos un equipo de jóvenes que estamos dispuestos a luchar por la unidad y la organización del partido, más nunca por su divisionismo. Tenemos proyecto y trabajamos en él, sin prisa pero sin pausa, conscientes de las responsabilidad que nos corresponde como veracruzanas y veracruzanos.

Sostenemos y defendemos nuestra libertad de aspirar a servir y hacerlo bien, de trabajar al lado de mujeres y hombres cuya honestidad y honradez está probada y siempre dispuesta a defender al pueblo de México, desde la legítima militancia en un partido político que tiene sustento legal en el artículo 41 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Creemos en la libertad de forjar una doctrina que sustenta la justicia para los más pobres y vulnerables, que se mantiene vigente en la congruencia de una lucha social capaz de demostrar que sí se puede administrar el dinero del pueblo con honradez y transparencia.

Nuestra  libertad  de buscar una posición de dirigencia estatal, está sustentada en un proyecto de muchas personas con quienes construimos planes que de forma organizada, nos permiten resolver las necesidades de la comunidad. 

No es una ambición personal, es un principio de lucha. Sin embargo, cualquier proyecto personal o de grupo, debe quedar en segundo término ante la demanda de la sociedad, ante el bienestar del pueblo. La exigencia es unidad, unidad, unidad.

Morena reclama unidad y organización, por lo que estamos seguros que solo con trabajo en equipo podremos lograrlo.

Mis principios personales me guían y orientan hacia el camino de consolidar la democracia, como la mejor forma de gobierno.

Conscientes de nuestra libertad ciudadana, respetamos la legalidad y legitimidad de nuestro partido político. Morena debe estar unido.

Estamos frente a la elección más grande en toda la historia del país y no podemos bajo ninguna circunstancia equivocarnos, dividiendo a la militancia, la que tiene como principal convicción, erradicar por completo a la corrupción.

Provengo de la escuela de la lucha social, con el ejemplo de mis padres, con amor a Veracruz.

Veracruz es mi casa y a ella me debo, aquí he de formar mi propia familia, sostendré mi trabajo y seguiré preparándome personal y profesionalmente. Aprenderé de las personas del campo así como de los obreros, de los micro, pequeños y medianos empresarios, de las personas de bien que impulsan la productividad en el desarrollo económico y turismo. Me sumo a la lucha contra la violencia que se ejerce hacia las niñas y mujeres, trabajamos por cuidar el agua y nuestro medio ambiente, en síntesis, hay asuntos mucho más grandes que reclaman nuestra atención y no el dividir a nuestra militancia.

Refrendo mi mayor respeto a toda la militancia de Morena, a las mujeres y hombres de mi casa, Veracruz.

Creo libremente en el liderazgo del Presidente de México, Lic. Andrés Manuel López Obrador y en el trabajo sensible y humano del Gobernador de Veracruz, Ing. Cuitláhuac García Jiménez.

Mi mente, principios, convicciones, palabra y acciones son para refrendar mi amor por Veracruz.

Las fotos del día