La Faena
enero 26, 2021 |

*El "vómito negro" de Adolfo Mota.

Tras la crisis sistémica que eclosionó en la pasada elección federal y metió en severos aprietos a la llamada clase política tradicional que fue barrida por la emergencia del movimiento que encabezó López Obrador, la gran mayoría de los partidos y sus cúpulas piensan ahora en reciclar sus siglas y propuestas acudiendo a candidaturas ciudadanas para los comicios de este año... En casos extremos a figuras conocidas, como es el caso de Paquita la del Barrio, o a presuntos como Paco de la O (en su casa sabrán quién es pero para Dante Delgado y su membrete del MC resulta un personaje políticamente atractivo), o Morena que invitó a Nena de la Reguera, madre de una actriz que en efecto desde hace tiempo ha sido simpatizante del movimiento lopezobradorista, para contender por la alcaldía de Boca del Río; algunos plantean otra estrategia con ciudadanos que no han participado activamente en campañas o elecciones y que bajo la lógica de que no están "quemados" pueden jalar votos... Otros partidos acuden a simpatizantes o a su base, sobre todo los de nuevo cuño. Sin embargo, los dos partidos más viejos, PAN y PRI, se refugian en sus cuadros tradicionales y activistas de toda la vida, en una arriesgada apuesta a la desmemoria del votante o al hecho de que les resulte difícil el reclutamiento de nuevos militantes... El caso más notable es el del empanizado priísmo veracruzano que el "líder" Marlon Ramírez ha echado a los brazos de la dinástica familia Yunes de Boca del Río... Con algunas notables excepciones entre las que sobresale José Yunes Zorrilla, cuyo verdadero capital político se pondrá a prueba en el distrito de Coatepec, el Revolucionario Institucional persiste en ignorar el pasado y postulará a otros de sus cuadros, notoriamente tocados por el desprestigio tóxico de haber pertenecido a las filas del duartismo y haber transitado, sin preocupación, por la rabiosa administración de Miguel Ángel Yunes Linares, quien estuviera empecinado en despellejar todo lo que oliera a duartismo-priísmo, pero que causalmente eludió entablar juicios contra funcionarios de aquel gobierno, cuyos excesos y corrupción no requerían de mayor indagatoria que los hechos públicos... Algunas filtraciones permiten suponer que en tales casos hubo "vómito negro", mismo que fue utilizado en parte para pagarle a Miguelito Junior la fracasada campaña gubernamental y de ahí que anduvieran tan campantes mientras otros duartistas pasaban cortas temporadas en chirona... Entre todos aquellos resucitados que vuelven a ofrecer sus servicios a la ciudadanía, destaca el ex secretario de Educación, Adolfo Mota Hernández, un aspirante a caciquillo que operó la perjudicial reforma educativa peñista y cuyo paso por la influyente dependencia ha sido catalogado como de los más dañinos para la educación de la niñez veracruzana... A la llegada de Yunes Linares y sus canes rabiosos boqueños, el coatepecano ofreció "vómito negro" y buscó la protección del ex fiscal hoy prófugo, Jorge Winckler García, a quien le "donara" –según el léxico de Yunes Linares para hacerse de bienes que nunca fueron reportadas como bienes recuperados a la pandilla duartista– la preciosa vivienda de Malinalco 9, en el Club de Golf de Xalapa –con un costo estimado de 8 millones de pesos de aquellos años–, lo que le permitió inclusive eludir posteriormente una demanda por presunto fraude cometido en contra de colonos de Texocolco, una comunidad ubicada en el municipio de Coatepec... Mota Hernández se convirtió en una especie de Duartito en la SEV, donde no solo colocó y entregó cotizadas plazas a toda su parentela, incluida su esposa Beatriz Palacios Guzmán, primos y cuñados, sino que lo más delicado es su presunta participación en el circuito aquel que instituyó la familia Duarte-Macías, creando empresas de folder a las que habrían sido transferidas gruesas cantidades... De hecho, este es un tema inconcluso pues el desfalco aún sigue otros cursos de investigación, más allá de los que tienen a Javier Duarte en el reclusorio... En diversos medios y en vísperas de su salida de la diputación federal veracruzana que ocupó entre el 2015 y 2018, junto con otros notables duartistas –los prófugos Tarek Abdala y Édgar Spinozo, el revivido representante del PVEM, Alberto Silva, entre otros–, Mota Hernández fue señalado como presunto prestanombres para la compra de bienes inmuebles en EU y operar transferencias de hasta 260 millones de pesos por servicios que la SEV nunca hizo... A grandes rasgos esto es lo destacable del perfil del aspirante a diputado que hoy vuelve a representar al PRI y dispuesto a servir a los veracruzanos.

Las fotos del día