Región Altas Montañas comienza el 2021 con violencia; ya van tres tiroteos en días recientes
enero 07, 2021 | Fernando Inés Carmona

Orizaba, Ver.- Los pasados siete días, han sido sumamente violentos en la región Altas Montañas, del 31 de diciembre al 4 de enero, se registraron tres tiroteos, con un saldo, hasta este miércoles, de 4 personas lesionadas y una persona muerta; la Diócesis de Orizaba pide que se restablezca la paz en la zona; en la sierra de Zongolica, se vive una situación similar, en el mismo lapso se contabilizan tres hechos violentos.

La racha violenta se inició el último día del 2020 en Ciudad Mendoza, ahí una pareja fue baleada en el centro del municipio. Los probables responsables ubicaron a sus víctimas, quienes realizaban compras de fin de año y en medio de otros mercaderes les dispararon, por los disparos, ambos registraron lesiones que hasta la noche del martes pasado los mantenía en un estado grave de salud.

El siguiente hecho ocurrió apenas el lunes en el mismo municipio y ubicación. Ahí una mujer, de aproximadamente 35 años de edad, fue asesinada de varios impactos de arma de fuego, los hechos ocurrieron en los alrededores del mercado José María Morelos localizado en el centro de Ciudad Mendoza. Hasta el momento se desconoce a los autores de ambos hechos.

La ola de violencia siguió en el municipio de Río Blanco. La noche del lunes, un par de jóvenes entraron a un bar localizado en la congregación de Vicente Guerrero; al entrar, sacaron armas para agredir a los clientes. Se desconoce el motivo. En el lugar, tres personas fueron lesionadas, en estómago, piernas y pies; su estado de salud se reporta como delicado. Ellos están internados en el Hospital Regional de Río Blanco; en relación a este hecho, este miércoles, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), confirmó la detención de Julio "N" y René "N" por presuntamente lesionar con arma de fuego a tres personas, aunque se desconocen los pormenores que llevaron a la detención. Ellos están a disposición de la Fiscalía General del Estado (FGE).

Ante los hechos, la Diócesis de Orizaba reclama la urgencia de mejorar la seguridad en los municipios de la zona, por ello, "es necesario que cada institución ponga de su parte para restablecer la paz que tanto se requiere en el Estado, pero principalmente en la región centro".

Los robos y asaltos hacia el final del año pasado, dijo el vocero de la diócesis, "es resultado de la erosión que tiene del tejido social producto de la pérdida de valores, combinado por la falta de empleo y el aumento de la pobreza, lo que ha derivado en mayor violencia en todo el país. La violencia tiene un origen multifactorial, y tiene relación con la pérdida de valores al interior de las familias y también por la falta de empleo, el aumento de la pobreza y esto provoca que se incrementen los hechos delictivos".

Las fotos del día