Trump y Almagro, adalides del fraude electoral
enero 01, 2021 | José Lima Cobos

El final de la pesadilla para Latinoamérica está en su fase final, con la no muy cercana desocupación de la "Casa Blanca" del energúmeno Donald Trump y su alfil en la OEA. Luis Almargo, instrumento servil para amenazar , amedrentar y estigmatizar a las naciones que buscan caminos distintos al llamado "destino manifiesto", so pretexto de que vigilan el bienestar y los derechos humanos, y que actúan cual vulgares criminales de pacotilla, véase los casos de Venezuela, Cuba y Bolivia.

Si ayer se condenó a Venezuela,- dizque por que violó la carta democrática de la Organización de Estados americanos, al triunfar Maduro en las elecciones que lo llevó a la presidencia-, sin embargo, nada se cuestiona , cuando se perdió la elección de la Asamblea Nacional y reconocer a un farsante de apellido Guaidó , como el" presidente" reconocido por Estados Unidos y algunos países de Latinoamérica y Europa y de esa manera imponer sanciones draconianas, e incluso , se aisló a ese pueblo, que hoy sufre las consecuencias de la voracidad de ese imperio, ahora se brinda la oportunidad de conocer la ambición del presidente en turno que , queriendo anular al legendario sistema electoral , de manera sistemática, se negó – y aún niega- que el triunfo Joseph Biden, sea legítimo presidente y se piedra autoridad moral en el mundo.

Lo que vimos también es que ,al secretario de la OEA, se le arrugó el pellejo ante la oposición de Trump, al hablar de un monstruoso fraude electora en su contra , sin ofrecer o presentar ningún dato de prueba, medio de prueba, o prueba, en que sustentaba sus impugnaciones , pues los fiscales y los jueces desecharon sus dichos, creando un panorama de grave división e inquietud interna, porque no sacó a flote la carta democrática que se aplicó en Venezuela o en Bolivia y menos su invocación a una postura ante ese maremágnum aterrador.

Las artimañas de Trump, en la elección del 3 de noviembre, están llegando al final y tendrá que rumiar su soberbia e engreimiento por cuatro años o en espera,- para volverse a presentar en el 24- si es que antes no se le inicia juicio por el daño que constitucionalmente provocó, tanto en el sistema de seguridad interna, como en la incertidumbre mundial que por primera vez, en muchos años se presenta, con tanta gravedad.

Si el presidente del Parlamento de América del Sur (Parlasur) ,Oscar Laborde, impulsa una investigación contra el secretario de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro por su papel en la crisis boliviana de 2019, que se califica como una asonada de grupos de choque con aval militar y policial- lo mismo quería o quiere aún Trump que se genere en el interior de Estados Unidos- que llevaron a la renuncia del candidato electo Evo Morales, líder del partido del movimiento al Socialismo (MAS), ocasionado por lo menos veinte muertos, lo mismo tendría que hacerse contra Trump para sentar el precedente que no se puede ni se debe jugar con la voluntad de un pueblo en forma tan perversa y deleznable, como se ha hecho también con Venezuela o Cuba.

Se afirma , en el caso de Bolivia- cuya elección volvió a ganar el partido de Evo Morales – por más del 55 por ciento de los votos, que es imprescindible llegar al fondo, por la forma tan descarada y cínica, "sin pies ni cabeza" que asumió Almagro, reconociendo, en violación a la normatividad vigente, a un gobierno de facto nacido de ese golpe , en que el Trump, sin duda , tuvo injerencia para crear esas condiciones de inestabilidad , dañando gravemente la economía de ese país.

Si la perversidad del gobierno de Trump ha llegado a esos extremos, de aliarse con grupos criminales- ahí está el indulto que concedió a un grupo de militares- nada bueno le puede esperar a la nación norteamericana, si no se dan consecuencias por la actitud de ese gobierno que ya se va , pero antes, creo un mar de incertidumbre y pone en entredicho , a un gobierno, como el de sobre Biden, que llega con más de setenta y siete millones de electores y con 306 delegados efectivos, de ahí la necesidad que se borre toda duda y si se castigue, con energía a quien manipuló, desde que se abrió la contienda electoral, que se preparaba un gran fraude .

Trump, un presidente sin ningún género de escrupulosos, que desde su campaña anterior demostró , presionó y cesó a los fiscales que no acataban sus instrucciones, así despidió al fiscal general y a última fecha presiona al gobernador de Georgia para que dimita al cargo por no haberlo apoyado en su imaginario triunfo, y creó obstáculos para el relevo, síntesis, puede aplicarse al caso, con" la vara que mides, serás medido".

limacobos@hotmail.com

Twitter:@limacobos1

Las fotos del día