Solicita IP al gobierno apoyos fiscales y financieros para costear el teletrabajo
diciembre 20, 2020 | Fernando Inés Carmona

Orizaba, Ver.- La iniciativa privada se resiste a asumir el costo del teletrabajo y piden al gobierno federal apoyos fiscales y financieros para comprar el equipo que permita a empleados trabajar desde casa.

El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en Orizaba, Enrique Guillaumin, refirió que la reforma a la Ley Federal del Trabajo regula las relaciones laborales que se desarrollen más del 40 por ciento del tiempo en el domicilio de la persona trabajadora, o en el domicilio elegido por ésta, pero no lo considera así al que se realice de forma ocasional o esporádica".

Agregó que regular el teletrabajo era un pendiente desde hace dos años pero que se retomó a causa de la pandemia.

Asimismo, expuso que cualquier reforma a la ley en la materia debe considerar la opinión del sector patronal, lo cual no ocurrió en esta ocasión.

"Consideramos que la regulación de teletrabajo debe centrarse en limitar correctamente los alcances sobre las funciones de los trabajadores y obligaciones de los patrones. La reforma quedó tan amplia que contempló medidas que podrían derivar en actos discrecionales como el hecho de que inspectores de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social tendrán la facultad para acudir a los domicilios de los trabajadores y verificar el cumplimiento de sus funciones".

Añadió, además, que no se está considerando el teletrabajo por causa de fuerza mayor como una contingencia sanitaria, "lo que debería traer facilidades para el cambio organizacional en las empresas, así como la posibilidad de negociar y modificar las condiciones contractuales sin perjuicio para el empleador".

En este sentido, la Coparmex propuso que, de acuerdo con prácticas internacionales, que el gobierno ayude a las empresas con un pago único o apoyo en efectivo a las pequeñas y medianas empresas (Pymes) para la compra de equipos que permitan a los empleados trabajar desde casa, "así como subsidios para capacitación en esta modalidad; apoyo fiscal y financiero, como el aplazamiento de los pagos, reducción de las tasas o el pago a plazos para aliviar la carga financiera de los empleadores, con la condición de que se permita y anime a sus trabajadores a trabajar desde casa; entre otros".

Según datos de Forbes, en lo que va de 2020 en México el porcentaje de empleados en home office pasó de 39 a 68 por ciento, lo que obligó a empresas a acelerar sus estrategias de transformación digital.

Agregó que entre las limitantes a la que se enfrentan los trabajadores están que 38 por ciento no tiene un espacio definido para el trabajo en casa y 62 por ciento se adaptó de forma temporal o definitiva".

Según una encuesta de la consultora Mercer, las empresas se están haciendo cargo de los costos del teletrabajo: 55 por ciento cubre costos de laptops, 33 por ciento, de los teléfonos móviles; 26 por ciento, del material impreso, y 24 por ciento, del equipo ergonómico. Solo 32 por ciento admitió que no se estaba ocupando de estos costos.

Detalló que entre las nuevas obligaciones de las empresas por el trabajo en casa están: proporcionar, instalar y dar mantenimiento a equipo de cómputo, mobiliario, impresoras, entre otros; así como asumir los costos derivados del teletrabajo como el pago de servicios de telecomunicación y la parte proporcional de electricidad".

Asimismo, dijo, asumen inscribir a trabajadores al régimen obligatorio de la seguridad social; establecer los mecanismos de capacitación y asesoría necesarios para garantizar la adaptación, aprendizaje y el uso adecuado de las tecnologías de la información de las personas trabajadoras en la modalidad de teletrabajo; se establece que la libertad sindical y la negociación colectiva quedan respetadas en este esquema; se advierte que el cambio en la modalidad de presencial a teletrabajo deberá ser voluntario y establecido por escrito, salvo casos de fuerza mayor debidamente acreditada.

Cuando se dé un cambio a la modalidad de teletrabajo las partes tendrán el derecho de reversibilidad a la modalidad presencial, para lo cual podrán pactar los mecanismos, procesos y tiempos necesarios para hacer válida su voluntad de retorno a dicha modalidad.

Las fotos del día