DEA, FBI y AMLO ante la dignidad y decoro de la Nación
diciembre 19, 2020 | José Lima Cobos

Ya parece que el gobierno de los estados unidos de Norteamérica iban a permitir que los agentes secretos o espías especiales de la unión soviética, de china , de Alemania o de México, se iban a pasear por el interior de su país, si previamente no estuvieran fiscalizados y localizados y, que sus movimientos no fueran vigilados de manera estricta y más aún, portar armas de alta velocidad y realizar actos que pusieran en peligro la estabilidad interior, sin consecuencia alguna, o bien secuestrar a presuntos delincuentes,- el caso del doctor Álvarez Machain, en el gobierno de De la Madrid - sin embargo, si se tienen – así se nota- que cuentan con autoridad para oponerse o imponer condiciones y que se haga la voluntad de Dios en los "bueyes de mi compadre".

El berrinche del defenestrado procurador de justicia del país vecino- despedido por Trump al negarse a investigar el fraude electoral de que se duele- ante la expedición de nuestro país de una ley de seguridad interior , que tiene el propósito de poner orden en la nación mexicana, ante las agresiones que muchos ciudadanos mexicanos han sufrido de parte de la DEA o bien del FBI que, de manera descarada, y sin pruebas claras , precisas y contundentes encarcelan a muchos de los bandidos- empresarios o políticos- que después de llevarse los recursos de sus países, hacen su vida de derroche y adquieren bienes que de ninguna manera se denuncian al gobierno de donde provienen, el mexicano , por ejemplo.

Se quiere que el gobierno mexicana abra las puertas para que agentes de seguridad de ese país, actúen con la mayor libertad e impunidad, sin observar que las leyes mexicanos son diferentes a las suyas, pues en tanto aquí se exige el respeto a los derechos humanos, como presunción de inocencia, debido proceso y legalidad de la detención, allá, se abusa de los famosos testigos protegidos que , traficantes de todo género , fácilmente se acogen a ese beneficio y focalizan a quienes quieren perjudicar por afectar los intereses de las mafias, así, que en tanto ellos consumen todo género drogas y trafican en todos los niveles y su riqueza es producto de la criminalidad, no tienen necesidad de declarar la guerra, pues ellos las provocan en otros países, es decir, los muertos están en México y lo convierten en una cementerio nacional, en tanto los grandes negocios florecen en Estados Unidos, sin se sepa de castigos ejemplares o de crímenes de la magnitud que se dan entre capos.

La gota que derramó el vaso y que obligó al gobierno del presidente López Obrador a enviar al congreso una ley de seguridad interior- que tiene inconforme a la mafia gubernamental de ese país- lo constituyó la detención del general Salvador Cienfuegos, exsecretario de la Defensa Nacional en el gobierno de Peña Nieto, que si bien no se podrá meter las manos por él, no menos cierto es que se actuó de manera irresponsable, por parte por la fiscalía de EEUU, ya que lo mediamente decente o prudente, era haber compartido la información para , si se diera el caso, actuar de manera conjunta y entregarlo directamente al gobierno mexicano y no exhibir a esa institución ,- que es la única media creíble-, que ha sido leal al presidente de la República, en esa forma tan vergonzosa.

Existen antecedentes de generales que han sido señalados de su involucramiento en el narcotráfico o de crimines de lesa humanidad, mismos que han sido investigados y han enjuiciados - general Rebollo, Gardoqui, Acosta Chaparro y otros, sin embargos al final han sido liberados, después de un prolongado juicio, sin que eso quiera decir que se desconozca que los poderes ejecutivo, legislativo y, sobre todo el judicial de la federación está infectado de elementos dañinos en la impartición de la justicia, por ser un coto de poder de nepotismo e influyentísimo – ahí está el caso de Medina Mora o bien de Pérez Dayan, que violando el artículo 64 de la ley que reglamenta las controversias constitucionales, concedió la suspensión de la ley que reglamenta el artículo 127 constitucional que impide sueldos de los ministros y organismos autónomos de 600 mil pesos mensuales, que constituyen un auténtico crimen contra la miseria y la necesaria austeridad nacional, al igual que los gobiernos de los Estados y municipios donde la corrupción e impunidad, es el pan nuestro de cada día, que se viene luchando por erradicar.

Al gobierno de Estados Unidos tiene que caerle el veinte que quien hoy gobierna, cuenta con la autoridad moral que le dan más de treinta millones de votantes y la voluntad política de cambiar a fondo la pudrición política, económica y social que durante tanto tiempo permeó en el país y que se resiste y niega a morir, y una prueba elocuente es la resistencia de unos gobernadores, que si determinan ir de navidad o de vacaciones a Estados Unidos- sobre todo el Tamaulipas- va ser difícil que retornen o que sean rescatados como el general Cienfuegos, pues este hecho inédito, pero que probará hasta que extremo llegó el gobierno de Estados Unidos para inculparlo y México, de manera elocuente, congruente, sin subterfugios, probará si existe o no responsabilidad y será juzgado aquí y sentenciado, pero quedará abierto el juicio para extraditarlo y que se le castigue por los delitos de que en principio se le detuvo, dejando huella que ya no se vive en gobierno pelele o lacayo.

El incidente del general Cienfuegos marcará un hito en la historia y la dignidad de un gobierno que reclamó el respeto a los derechos humanos de un mexicano, pero que está en entredicho y que tendrá que acreditarse y evidenciarse , por el actual gobierno, que los que participaron en esa artimaña -DEA y FBI- son perversos de siete suela y que son ellos los confabulados para endilgar crímenes a personas inocentes y, que la detención de García Luna, será un caso aparte de Felipe Calderón.

limacobos@hotmail.com

Twitter@limacobos1

Las fotos del día