Centros culturales, precarizados antes de la pandemia, enfrentan mayor dificultad
diciembre 17, 2020 | Agencias

Para quienes dirigen centros culturales es difícil ponerse la camiseta de empresarios porque "nos consideramos más bien trabajadores precarizados", señala Luis Emilio Gomagu, director del Centro Cultural Tierra Luna de esta capital.

A punto de concluir este año de pandemia de covid-19 y cuestionado sobre la experiencia vivida este 2020, expresa que es difícil muchas veces congeniar el salario de un profesional con el sueldo o el gasto o inversión o un espacio que alberga distintos espectáculos.

"Es por eso difícil pensarnos nosotros como empresarios, estamos realmente con el agua al cuello y siguiendo motorizando actividades que en algunos casos nos hacen salir tablas a veces en el mejor de los casos".

En entrevista, agrega que en muchos casos los centros culturales terminan completando algunos sueldos, no solo del personal con el que trabajan, sin lo cual los espacios no podrían sobrevivir, sino de los artistas, con los que de alguna manera más que depender "nos retroalimentamos, nosotros, espacios, artistas y público, en una sinergia que termine siendo una sinergia que genere un movimiento económico".

En el caso específico de Tierra Luna, explica que en este espacio funcionan varios espacios: restaurante, foro cultural, una academia de flamenco, sala de ensayos, salón de clases, los cuales se han visto afectados por la pandemia al no tener público o estar cerrados.

"El espacio está preparado para recibir a unas 200 o 250 personas, dependiendo el formato en el que se arme el espacio y hoy día estamos posibilitados a meter 40 o 50, ha sido bastante difícil".

A esto hay que señalar que la parálisis en la Universidad Veracruzana (UV), que genera un flujo de docentes, estudiantes, investigadores y una comunidad toda, que ahora no existe y ha provocado una baja en el flujo de personas.

Además existe la posibilidad en todo momento de regresar al Semáforo Rojo, y con ello una nueva etapa de cierre y restricciones, que impactan a todo los establecimientos. "Si va a ser complicado en caso de volver a semáforo rojo, naranja o el color que sea, pero siempre hemos priorizado la cuestión sanitaria, buscamos en todo momento ser un canal de comunicación, con el público y la sociedad, de la necesidad de cuidarnos entre todos".

En este tenor, Luis Emilio Gomagu comenta que se trabaja en regresar al Tierra Luna de sus orígenes, en el concepto que le dio origen hace 25 años, con un espacio pequeño, más bohemio y con una escenografía antigua, con su fonógrafo, el piano, y la barra circular que es como arrancó.

Las fotos del día