El cáncer de México no volverá
diciembre 09, 2020 | Esteban Ramírez Zepeta

Cuando Carlos Salinas de Gortari fue presidente de México y ante la muy dudosa forma de llegar a la presidencia, por su nula legitimidad, inauguró formalmente un sistema de negociación política denominada "concertacesión" y ante la cual se concedían privilegios a cambio de favores políticos, siendo el Partido Acción Nacional el responsable de llevar a cabo tan oscura alianza.

Como resultado de este vergonzoso movimiento maquiavélico, el diputado federal Diego Fernández de Cevallos pidió ante la Cámara de Diputados quemar las boletas electorales, representando el testimonio histórico de los resultados obtenidos en las elecciones de 1988.

Vergonzosamente lograron borrar ese testimonio histórico, y sin duda fue a cambio de un enorme costo, que cambió la historia del país.

Ante una creciente confrontación con la izquierda política, el Partido Acción Nacional accede avalar al gobierno priísta y a cambio se le concede el privilegio de ir obteniendo espacios como la primera gubernatura en Baja California con Ernesto Ruffo Appel, así como una serie de beneficios económicos que se fueron plasmando en la política neoliberal.

Por otra parte, fueron cientos de personas desaparecidas y miles de mexicanas y mexicanos vilmente mancillados en sus derechos humanos y libertades, sólo por luchar desde la izquierda al lado de Cuauhtemoc Cárdenas.

Desde 1939, año en que se funda el Partido Acción Nacional por Manuel Gómez Morín hasta 1988, el partido blanquiazul tuvo que soportar humillaciones, persecución, violencia y hostigamiento electoral por el partido oficial, el Partido Revolucionario Institucional. El PAN se convirtió en un partido de verdadera vocación opositora, una oposición que se sintió y se construyó con perseverancia.

Sin embargo, ante las tentaciones del poder, aceptaron seguir el juego de Carlos Salinas, solo porque vieron la puerta de la oportunidad de alcanzar espacios de poder. Al grado tal que sabemos que con la reforma constitucional de 1993 del artículo 82, en la que permitió la llegada a la presidencia de la República a un descendiente de extranjeros, ejecutándose en el 2000 con Vicente Fox, pareciendo que fue una reforma hecha a la medida.

Después de esta "concertacesión", el enemigo a vencer era el PRD y todos los partidos de izquierda unidos en contra del PAN y del PRI. El PRD fue durante este periodo, enemigo a muerte, sus muertes hablan por sí mismas.

Al leer sus Documentos Básicos, encontramos que plantean muy distintas formas de gobernar, con visiones extremadamente diferentes, porque desde sus orígenes históricos se perfilan con una forma de gobierno diferente, la izquierda por su lado, con el posicionamiento del Estado como regulador de los bienes y servicios.

Por su parte, la derecha impulsando el libre mercado, facilitando el enriquecimiento "legal" de unos cuantos a pesar de los millones de pobres que surgen por este sistema económico.

Y que decir del Partido Revolucionario Institucional, con su sistema dictatorial, con un CISEN de control político con perversidad y violencia, tejiendo fino las redes de corrupción que permitieron ceder poder por grupos, de acuerdo a sus tiempos y circunstancias.

Su esencia fue la negociación interna para ocupar el poder con reglas no escritas que fueron respetadas, hasta la llegada del presidente imperial como Salinas de Gortari.

El PRI puso contra la pared a toda aquella persona o movimiento político que se oponía a su sistema, no tenían escrúpulos ni límites, siempre con métodos vergonzosos. Y vaya que le hicieron mucho daño al PAN y al PRD y a todos los que se atrevían a levantar la mirada.

Hoy esos tres partidos que simbólicamente deberían de proponer ideas diferentes, contrapuestas e históricamente representativas de una lucha ideológica y social. Lucha entre sí que ha costado millones de vidas, desde la independencia entre conservadores y liberales.

Estas muertes se convierten en nada, absolutamente en nada, porque hoy las dirigencias de los tres partidos, se han olvidado de sus orígenes y sacrificios en la lucha por la democracia, para tomarse de la mano amorosamente, como si nunca hubiera pasado nada.

Y ¿todo para qué? Sólo para combatir al Partido Morena, porque saben que, acudiendo a las elecciones solos, no lograrían lo suficiente, ni siquiera para mantener vigente su registro ante el Instituto Nacional Electoral.

Intentan formar una alianza perversa, una alianza maldita, una alianza que es una grave enfermedad como el cáncer, sinónimo de corrupción. Nos demuestran que la única razón por la que se unen, es recuperar los beneficios y privilegios del poder, para seguir robando, para seguir abusando del pueblo.

Afortunadamente la mayoría del pueblo de México sabe quién es quién, en el terreno electoral. El gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha tenido que enfrentar tiempos difíciles ante la profunda raíz de la corrupción que existe y el constante y sistemático ataque de quienes quieren recuperar el poder para hacer negocios.

Son miles de personas que salen beneficiadas por esta práctica diaria de corrupción, por ello no se cansarán de intentar confundir a la sociedad, en especia de quienes no conocen su historia.

Una forma de combatir esta realidad, es la austeridad y la reorganización económica de las finanzas públicas. La reingeniería administrativa y la batalla cotidiana de no permitir el abuso de grupos.

Por su parte el Partido Acción Nacional y los reaccionarios, los extremistas, aquellos que, a través de movimientos como el Yunque, esencia neo nazista, que utilizó la guerrilla o la violencia como plataforma social, se rasgan las vestiduras ofendidos por lo que se hace, cuando ellos hicieron cosas peores.

El PAN, PRI y PRD han sido durante mucho tiempo enemigos a muerte, ahora son amigos incondicionales. Cada partido puede tener militancia congruente y fieles a sus principios con amor a México, no tengo duda, sin embargo, sus dirigencias den muestra de sus perversidades a costa de lo que sea, deben recuperar el poder.

Y sin duda no se los vamos a permitir con las armas de la democracia y la legalidad para renovar la legitimidad de Morena en Veracruz y México.

Las fotos del día