Dos años, tiempo de sumar y sumarse
diciembre 02, 2020 | Esteban Ramírez Zepeta

Hoy cumplen dos años los mandatos del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, y el del Gobernador del estado de Veracruz, Ing. Cuitláhuac García Jiménez; ha sido un tiempo de reflexión para la acción inmediata. Sus circunstancias se van fortaleciendo ante la adversidad: ante una pandemia que llegó para quedarse por mucho tiempo y que aunque existiera vacuna se deberán mantener los cuidados pertinentes con distanciamiento social y el uso de cubrebocas, asimismo, ante una oposición que sistemáticamente hace de todo una oportunidad para atacar y desvirtuar los logros obtenidos.

Sin duda este primer tercio del sexenio gubernamental ha sido de duras pruebas y con ello, el deber de demostrar que el cambio verdadero, por el que votaron millones de mexicanas y mexicanos, si llegará a consolidarse en una Cuarta Transformación, tal y como se alcanzaron en la Independencia, la Reforma y en la Revolución Mexicana. Ahora, al haber obtenido la más alta votación jamás alcanzada en la historia nacional, se construye un gobierno íntegro y austero, para así, lograr un cambio sin precedentes. Este hecho democrático dejará huella en la historia de México, como algo tan relevante como esos movimientos sociales, hoy en paz se construye.

En el 2000, pudo ser un cambio de sistema, un cambio de verdad con el PAN, sin embargo, solo fue un cambio de siglas, porque les ganó la ambición por dinero y poder, por ello se vincularon con el PRI desde la raíz, se embarraron de suciedad, de los principales actores neoliberales. Hubo en 12 años de dos gobiernos del PAN, proporcionalmente, más corrupción y muertes que en todo el tiempo en que el PRI gobernó.

El mandato se cumple y por ello nuestro Presidente trabaja con valor y entrega, es un hombre que está haciendo historia para el bien de la nación, con una visión social que forjó en años de camino. Lo atacan por todo, pero no le importa porque es un presidente que se comunica a diario con el pueblo de México, que avanza y cumple.

Me siento muy orgulloso de ser parte de esta lucha histórica por la Cuarta Transformación y por ello estoy consciente que debemos trabajar y no esperar, actuar y no soñar. Como militantes, mujeres y hombres estamos en un mismo destino, haciendo de Morena un gran partido político.

Recorro el estado de Veracruz como un militante fundador del Movimiento de Regeneración Nacional, hoy partido político Morena, cuya esencia ha sido reunir a mujeres y hombres comprometidos con la democracia, con la honestidad y honradez.

Salimos a las calles a demostrar nuestra inconformidad en contra de los gobiernos que abusaron del poder por muchos años y que después de haber sido enemigos, se unieron para intercambiarse en el poder, mediante complicidades, todas las redes de mafia y corrupción. Como lo hicieron el PRI y el PAN y está demostrado en la historia de México.

Hoy esos acérrimos enemigos, andan de la mano muy amorosos, solo porque saben que solos, no pueden enfrentar a Morena en las elecciones. Pero se equivocan, no estan en contra de un partido o personaje histórico, están en contra del pueblo mismo, que es el que dijo ¡Basta!

He aprendido lo valioso que es el tiempo, éste transcurre sin detenerse, corresponde a cada persona, entender el tiempo que le corresponde vivír. En la vida diaria hay un tiempo para dar y otro tiempo para recibir, un tiempo para amar y un tiempo para ser amados.

Dice la biblia en el capítulo tres de Eclesiastés que "hay bajo el sol, un momento para todo y un tiempo para hacer cada cosa". En la política hay tiempos que deben cumplirse, porque se rige por normas que establecen propósitos, tiempos y circunstancias. Hay quienes piensan que hay que darle tiempo al tiempo, para madurar y con ello tomar buenas decisiones.

Por tal motivo he aprendio que no podemos ni debemos quedarnos con los brazos cruzados, sino caminar, escuchar y motivar a la militancia a la unidad. Es lo que hago abiertamente, manifestando mi legítima aspiración, sin golpear a nadie, solo manifestando mi respeto inflexible a todas y todos quienes aspiran la dirigencia estatal de Morena-Veracruz.

Me quieren desvirtuar mi caminar, lo peor es que lo hacen integrantesdel propio partido, solo me queda seguir trabajando, sin pausa, sin cansancio, con mucho entusiasmo y honestidad. Al visitar los municipios, encontrar personas de bien, entusiasmadas con el trabajo del partido y con los gobiernos del presidente y el gobernador. Ante los ataques, convoco a la unidad, ante la violencia convoco a la paz, ante la difamación, convoco al trabajo y los hechos.

Nadie que diga que está verdaderamente comprometido con la militancia y con el partido mismo debe abusar de la confianza y degradarse con ataques infructuosos, que lejos de bajarnos del propósito, más fuertes nos hacen.

Es tiempo de sembrar buenas acciones, trabajo, esfuerzo, compromisos, organización, capacitación y sobre todo disposición. Es tiempo de escuchar a todas y todos, sin excepción, de atender el sentir de la militancia, no solo llegar y decir, "Soy tu dirigente y punto", eso los deslegitima por completo. Es tiempo de caminar de cerca con la gente, hombro con hombro, con la distancia necesaria, pero hacia un mismo rumbo y ritmo.

Es tiempo de escuchar el sentir, el pensamiento y la necesidad de nuestra militancia, no de atacar en medios de comunicación ni dedistorsionar la verdad, es tiempo de entender y atender a la militancia.

Es tiempo de sembrar semillas de confianza para un día cosechar unidad y organización para enfrentar las luchas electorales con dignidad. Es tiempo de sumar a todas las fuerzas internas de Morena Veracruz, dejar atrás diferencias que propicien señalamientos infructuosos que sólo debilitan nuestra unidad. Es tiempo de sumar ideas para encontrar soluciones a la enorme cantidad de problemas que vivimos a diario, es tiempo de actuar con el compromiso que tenemos como militantes, no esperar que el destino nos regale las cosas. Es tiempo de sumar toda nuestra vocación de servicio así como la determinación de servir con amor a Veracruz.

Cada persona que aspira a dirigir Morena Veracruz merece el máximo respeto, porque tiene la determinación de cambiar el entorno social a través de una visión de futuro y con la misión expresada en los documentos básicos, la vocación de servicio y responsabilidad democrática.

Todas y todos merecemos respeto, no es desde un escritorio en la ciudad de México, o desde las redes sociales como se lograrán triunfos, sino única y exclusivamente permaneciendo cercanos a las personas. No es dando información falsa por medios de comunicación, ni manipulando el rumor como se posicionarán.

Yo asumo el compromiso que me corresponde, con la firme determinación de seguir el ejemplo de Andrés Manuel López Obrador, a quien durante años lo criticaron, lo golpearon y lo quisieron sumir, mientras él caminaba para sumar a las personas o sumarse a las personas, nunca sumirse en el olvido.

Servir al partido, es servir a la sociedad, no es decirlo, es hacerlo.

Las fotos del día