FALANGES: El entorno geopolítico y México: pinceladas sobre la miopía política
noviembre 17, 2020 | Luis Adalberto Maury Cruz

El momento actual es una fase de transición de modelos económicos y políticos, se requiere comprender el escenario geopolítico y las peculiaridades de México. Sin embargo, ¿Cuál es escenario geopolítico global grosso modo? y ¿Cuál es el reto político en México para este proceso electoral de 2021?

El escenario global está dado por la tripolaridad (Rusia, China y EEUU) y la caída de la unipolaridad de EEUU, un entorno de crisis económica peor que en la década del 30 del siglo XX, agudizado por el COVI-19. Una crisis política, una guerra civil de nueva generación y una fractura creciente en EEUU.

El conflicto China-EEUU continúa la guerra multipolar: comercial, tecnológica, financiera, farmacéutica entre EEUU y China, entre EEUU y Rusia.

Estamos frente momento Sarajevo, ya en Reino Unido se contempla la hipótesis de una 3º guerra mundial, esto señalado en Sputnik.

Escenario económico: El mundo se reorganiza en nuevos tratados y regiones económicas, por ejemplo: el Asia-Pacifico con China a la cabeza, y el T-MEC en América del Norte. Esto en el concierto de la caída neoliberalismo, del desplome de la unipolaridad del dólar, el acenso del neonacionalismo, de la influencia global de China y Rusia.

Se rehace la economía y la estructura financiera global. Se vislumbra una canasta de monedas internacionales. El dólar será de ellas. Monedas más estables y menos volátiles, como el franco suizo, el euro, el yen japonés y el yuan chino, se perfilan. Amén de las e-monedas, siendo el e-yuan el que va a la cabeza.

Hay la tendencia de no regresión al neoliberalismo, aun con la confirmación del triunfo de católico abortista y neocolonianista Biden en EEUU, el poder real que ejerce Hilary Clinton y su confrontación con la "izquierdista" Kamala Harris.

Resulta iluso que Rusia y China abandonen el modelo neonacional que los ha hecho referencia global. Pues, Rusia es la superpotencia militar hipersónica, China es la fábrica del mundo. Menos con EEUU en crisis sanitaria, económica y política, y con un ejército que tienes un rezago de 10 años en relación a Rusia.

Es poco factible un regreso en EEUU del modelo neoliberal. Sí puede haber cambios de matices. Es impráctico el T-MEC, es un acuerdo bipartidista demócratas/republicanos. Puede haber una tendencia más intervencionista, por ejemplo en América Latina. Rusia y China no abdicaran el terreno ganado. EEUU no es la potencia unipolar de hace 20 años, es evidente en las intervenciones fracasadas en Bolivia, Perú y Venezuela.

Escenario político: La falsa dicotomía derecha e izquierda. Aunque varios que conforman el ala demócrata se consideran centro izquierda e izquierda, aunque en América Latina el mote de izquierda/socialista se use, pero no se entiende; la dicotomía no tiene sentido a la luz de la Tripolaridad. Rusia y China con su partido comunista son capitalistas y neonacionales, EEUU hasta hoy lo es.

La falsa dicotomía socialismo vs capitalismo está fuera de lugar. pues los Estados y las sociedades desde el siglo XVI a la fecha no han dejado la tendencia de acaparar capital, de hecho la URSS tuvo un capitalismo de Estado y una economía "planificada". Hoy el reto es un nuevo Neo-Estado de bienestar social neonacional. En el entorno tripolar, sin unipolaridad de EEUU y sin la dirección de Occidente.

El reto en México, al ser parte de América del Norte y tener una relación asimétrica con EEUU, parte de reconocer la posición que se tiene en el escenario geopolítico global y regional; así como interno. México es la economía 16 del globo, los mexicanos son la primera minoría y el primer socio comercial de EEUU.

En los últimos 30 años en México ha sido subordinada de Washington, siguió la Escuela de Chicago, se generó un rezago científico, tecnológico e industrial, y se tradujo en un 50% de pobres del total de la población, con un desmantelamiento del estado de bienestar.

Hay una falta de aplicación del estado de derecho que es origen de la corrupción y de los desmanes sociales; aunado a la ausencia de operación política; estos son las condiciones de la ingobernabilidad. Entorpecen lo favorable del escenario geopolítico global y región.

Escenario económico: La posición geográfica de México al ser vecino de EEUU, y estar entre Asia y Europa, hacen factibles proyectos de infraestructura como el Aeropuerto Felipe Ángeles, las interconexión ferroviaria de los océanos Pacifico y Atlántico, siendo el sureste mexicano (y en particular Oaxaca y Veracruz) un foco de desarrollo regional de América del Norte, en el concierto Tratado de Asociación Transpacífico y del T-MEC. El recurrir a China para la construcción ferroviaria es un contra peso geopolítico con EEUU.

La Federación como los Estados del sureste cuenta con una ineficaz comunicación de estos proyectos. Por lo general se habla de ellos en los medios de comunicación en términos de descredito.

En Veracruz ni siquiera se sabe de geopolítica, ni de política interior, ni se comprende qué es América del Norte, ni el papel estratégico que juegan los puertos veracruzanos de Tuxpan, Veracruz y Coatzacoalcos. Es una deficiencia de una administración que adolece de sistemas de inteligencia y de operación política, deformada en la improvisación y en el nepotismo.

Escenario político: Ante el sisma político de EEUU por su proceso electoral 2020 el Ejecutivo Federal ha seguido la doctrina Estrada, al no intervenir y esperar los resultados oficiales. Pronunciarse por Biden o Trump es intervencionismo y generaría conflictos innecesarios. Los medios nacionales afines al ala demócrata y dependiente de George Soros han presionado para que se reconozca del triunfo de Biden, esto sólo es competencia de estadounidenses. Rusia y China han mantenido un postura de no intervención.

La dicotomía derecha e izquierda, y de socialismos y capitalismo que se presenta en el discurso y en las redes sociales en México sólo evidencia la falta de conocimiento de quien las señala. Lo graves es que la gran mayoría de los actores políticos, tanto afines al gobierno como de la oposición lo vociferan. El Estado y la política requieren de los dos hemisferios y de ser ambidiestro. ¿Sabrán los políticos y los gobernadores qué es ser ambidiestro en política?

Se dice que México es una dictadura cuando en realidad es una oclocracia y en la gran mayoría de los Estados es un ineptocracia. Esto se evidencia en los plantones de FRENAA, los actos vandálicos de muchas manifestaciones y en la ineptitud para imponer el estado de derecho.

La falta del conocimiento geopolítico, de la política interior, de los grupos, los nulos servicios de inteligencia son constantes en la clase gobernante. Es miopía política y su efecto es la ingobernabilidad. Esto se traduce en la falta de propuestas políticas y en gestión pública deficiente.

Hoy se requiere una nueva visión de Estado que supere al neoliberalismo, retomar el neonacionalismo inserto en el horizonte tripolar. La posición, la mayoría de los gobernantes y los partidos políticos no tienen propuestas.

La Alianza Federalista, las alianzas en ciernes entre PRI, PAN y PRD; MORENA, Verde y PT; tanto en lo formal y en los hechos, carecen de sustento político. Los partidos de nuevo registros están en las mismas circunstancias pero sin poder hacer alianzas; MC no tiene propuesta.

Hoy las propuestas políticas deben fundarse en el aspecto social del Estado. El reto político en México para este proceso electoral de 2021 es que los partidos y sus candidatos respondan a la pregunta: ¿qué entienden y cómo generarán bienestar? en relación a las 15 gubernaturas, la cámara de diputados, los congresos locales y las alcaldías en juego. Esto es una impronta de derechos humanos y es tendencia neonacional.

El reto es construir un Estado de bienestar social cuyo centro es la persona sin discriminación articulado con el entorno geopolítico. Pero ¿los políticos lo entenderán, les importa? En fin, ¿usted qué piensa?...

lmaury_cruz@hotmail.com

Las fotos del día