Política

La consulta va

noviembre 17, 2020

Este sábado, el Instituto Nacional Electoral informó que en la solicitud promovida por los ciudadanos Norma Ariadna Sánchez Bahena y Manuel Vázquez Arellano obtuvo 2 millones 116 mil 837 firmas válidas de la lista nominal. Suficiente.

Así, habrá dos consultas: la formal con la pregunta formulada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), farragosa a juicio de algunos varios; y la pregunta explícita concreta formulada por la ciudadanía. La primera habrá de celebrarse el primero de agosto del 2021, la segunda está por definirse y ya se afloran los intentos del consejero Murayama para minarla.

En cualquier caso, los resultados de ambas consultas son previsibles. En la formulada por la SCJN, el respetable tendrá que lidiar con los retruécanos de un lenguaje excesivamente preventivo que por no nominar a los cinco ex presidentes del neoliberalismo, opta por generalizaciones del juicio a servidores públicos.

El prurito de la SCJN evitó nombrar a los ex presidentes, la consulta popular no lo hará. Por una razón sencilla: no se trata solamente de crear las reglas para enjuiciar a servidores públicos, se trata de juzgar a quienes estuvieron a la cabeza de los procesos de toma de decisiones que devastaron a la nación durante treinta años. Guerra de baja intensidad incluida.

Cinco sexenios donde la corrupción era sinónimo de gobierno. Gabinetes gubernamentales completos atravesados por un largo hilo de complicidades para privatizar la riqueza pública. Desde dinero en efectivo, hasta buque tanque petroleros vendidos en alta mar en el mercado internacional. Los traicionaron los intereses de la patria y muy probablemente sean enjuiciados por ello.

No es poca cosa que la ciudadanaía haya podido organizar una consulta de tales dimensiones y hacerla válida frente unas autoridades electorales de lealtad ladina hacia los intereses de la élite gobernante. Eso habla de una ciudadanía convertida en actor político apartidario. Muy alentador. Es la misma cepa del espíritu ciudadano que derrotó al pinochetismo con la consulta llevará a refundar al Estado chileno.

Falta por ver la respuesta de la SCJN a la redacción ladina del consejero Murayama.