El lamentable y penoso "sí por México"
noviembre 14, 2020 | Lenin Torres Antonio

En una ocasión en una reunión de trabajo, un funcionario universitario, ante una pregunta de uno de los asistentes que ameritaría como respuesta un simple sí o un no, asumió una pose como la escultura del genial Miguel Ángel, "El pensador", cualquiera que lo viera pensaría que está en una reflexión y meditación acuciosa, y que su respuesta sería de una profundidad que seguro todos los asistentes se quedarían atónitos; caminaba de un lado a otro, apoyando su rostro sujetando su barbilla con la mano derecha, miraba hacia el suelo inclinando su cabeza y su cuerpo, y después de un largo rato que parecía una eternidad, respondió a la pregunta con un "si", y volvió a sentarse a su lugar.

La retórica es un arte que tiene que ver con la belleza de las palabras y los sentimientos, así como con los razonamientos, con el dominio del lenguaje y los significantes, y que debe estar más cerca de la verdad y lejos de los sofismas y la falsedad, incluso provocar con esa verdad desvelada las emociones y el reconocimiento de que se está diciendo la verdad y que así es, una verdad indiscutible, pura y cierta.

Cuando oímos el discurso del exgobernador de Chihuahua, César Duarte, diciendo que el asesinato de Maricela Escobedo no fue un crimen de estado, vimos el uso de la retórica en su uso malsano de servir para ocultar una verdad y para convencer en base al sofisma, sobre Maricela Escobedo quiero decir que wikipedia la describe como una "activista social", y creo que así fue, se convirtió en activista social a fuerza, pues tras el asesinato de su hija Rubí, y con el dolor de una madre por haber perdido a su hija de esa manera, muerta por su pareja sentimental, decidió buscar que se hiciera justicia, una búsqueda que la llevó a la muerte porque llegó a incomodar a la clase política que venía gobernando México, al final, la generación precoz de políticos mexicanos que señaló Peña Nieto quienes iban a cambiar a México, terminaron por sepultarlo y acelerar la grave crisis pública que todavía vive México, entre ellos, César Duarte, quién se encuentra tras las rejas por corrupto y delincuente.

En un texto hablé de las falacias, y me referí a una en especial, ad misericordia, o llamado a la piedad, que refiere como falso un argumento al pedir clemencia de un acto que uno mismo comete o es el responsable, dicen que un parricida a la hora del juicio, se dirigió al juez para pedirle clemencia o perdón porque "era huerfanito", algo similar sucede ahora en la política, quienes ha sido responsable del deterioro de nuestras instituciones, responsables directos de la crisis pública de México, y de los rezagos abismales en todos los renglones de la vida pública, fundamentalmente por concebir y practicar la política como un instrumento para servir a intereses personales y de una minoría, ahora se junta y dicen que van a "salvar a México".

Hoy el PRI, el PAN y el PRD se suman a un proyecto de la Iniciativa Privada para competir, e incluso literalmente su portavoz, el esquizofrénico Lozano lo dice, sacar a AMLO de la presidencia, y haciendo alarde de "inteligencia" y de una "mercadotécnica sofisticada",

llaman al proyecto, "sí por México", que como buen sofisma no quieren decir nada, al presentarlo lo legitimaron con pseudoargumentos como los que repiten Lozano, Fox, Calderón, y demás de la derecha mexicana en sus campañas mediática, bulos y sus medios de comunicación, cada uno de sus argumentos se cae por su propio peso y la inconsistencia argumentativa, como ejemplo, los muertos de la pandemia del coronavirus, que le atribuyen al gobierno federal, aunque sepan que México es una federación, evadiendo ver que la pandemia fue un evento inédito que el mundo no estaba preparado ni está para enfrentarlo, que la mayoría de los países, incluso los más avanzados no han podido paliar su mortandad, que México con el sistema sanitario que dejó esos nefastos 30 años de gobiernos prianistas, que sólo pudieron construir 4000 unidades de cuidados intensivos, y un sistema hospitalario precario, con eso se ha enfrentado la pandemia del coronavirus, sumamos a esto, una economía contraída por la fuga de capitales al triunfo de AMLO, por cierto, de esos que presentan el proyecto "sí por México", y así podemos responderles a cada falacia y bulo, pero eso no importan, la verdad no importa, porque lo que importa es el regreso al poder, un pacto que suscriben lamentablemente los Partidos Políticos antes mencionados con los magnates que en las crisis salen indemne, un pacto suscrito sin presentar un proyecto de país que resuelva los graves problemas que tiene México, y que paradójicamente, como reitero, ellos mismos han causado, ahora se juntan para ir contra AMLO y pretender volver al pasado.

Vista así la política se presenta cruda y burda como "el arte del poder por el poder", los decadentes se juntan y creen que los pueblos de México no tienen memoria y que se les olvidaron sus rostros, sus corruptelas y ofensas, sus desmanes y abusos, sus excesos y robos.

Ya lo vivimos en Latinoamérica, la derecha no duda en usar todos los medios legítimos como ilegítimos para parar a los pocos gobiernos progresistas del mundo, las castas de los ascetas en México están trabajando a todo lo que da, quieren parar la transición democrática que representa AMLO y retornar a la cultura de la simulación, y seguir usando la política y a los partidos políticos para continuar haciéndose con los recursos del país para sus intereses de grupo y personales.

Lamento profundamente que los principales partidos políticos de México continúen secuestrados por esa clase política sin escrúpulo, que ahonden con sus actos la terrible crisis del sistema de partidos políticos, fundamentales para consolidar la transición democrática, la pluralidad y el estado de derecho, y más lamentable es que sigan siendo utilizados por los hombres del dinero, quienes son sus verdaderos dueños, que ahora los financian y les marcan las directrices políticas, y más lamentable que haya todavía mexicanos que crean sus sofismas y sus bulos.

Cuándo se entenderá que la transición democrática no es una estación de término ni propiedad de AMLO, que es el tránsito político por el que todos debemos pasar para construir al nuevo país que garantice un sistema político democrático y plural, una economía comunitaria para todos los mexicanos, un estado de derecho real donde se haga justicia a las Maricelas, las Fátimas, los Carlos, las Marías, etc., un división de poderes que permitan que cada quien cumpla su función, y principalmente, un México Feliz.

Esa derecha rancia, ¡No pasaran como en Bolivia!

Las fotos del día